El enemigo soy yo

Junio 17, 2014 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

¿Quién es el enemigo? ¿El taxista que se nos cerró? ¿El conductor de bus que paró en seco para sobrevivir en la guerra del centavo? ¿El adolescente que se nos lanza al parabrisas con un trapo sucio y lleno de grasa a limpiarnos el vidrio? ¿El hijo que no hace lo que nosotros queremos ni parece cumplir nuestras expectativas? ¿El moreno que le da con palo a las llantas del carro?¿El enemigo es el zuluaguista o el santista? ¿El campesino de Marcha Patriótica? ¿Los que sobrevivieron a la masacre de la UP? ¿Uribe? ¿Los paramilitares? ¿Los campesinos enrolados en las Farc? ¿Los pertenecientes al ELN? ¿Humberto de la Calle? ¿Mancuso? ¿Fernando Londoño? ¿Cesar Gaviria? ¿Los traquetos? ¿Los campesinos que viven de la mata de coca?¿El enemigo es el marido que nos pone los cuernos? ¿Los hombres y mujeres que tienen otra orientación sexual? ¿La joven que quiere abortar? ¿El empresario que acumula dinero y no lo reparte? ¿La loca de los limones? ¿La señora que tiene más plata que uno? ¿El vecino que le grita a sus hijos y no nos deja dormir?¿El soldado? ¿El general? ¿El capo? ¿El profesor abusador? ¿Las monjas? ¿Los curas? ¿Los mamertos? ¿Los fascistas? ¿Las señoras que se la pasan en los gimnasios y clubes? ¿Los que especulan en las bolsas? ¿Los de las pirámides? ¿Los políticos? ¿Los antipolíticos? ¿El columnista que se atreve a pensar distinto? ¿La mamá sobreprotectora que nos cae en las pelotas? ¿El energúmeno que insulta en los blogs?¿El enemigo es el cirujano plástico que dejó a la amiga como un pergamino templado? ¿Las jóvenes que andan con unos pechos falsos como toronjas y mostrando el ombligo? ¿El taxista pirata con su carro desvencijado? ¿El adolescente lleno de acné, engominado, que anda mostrando los calzoncillos? ¿ El aficionado a la fiesta brava? ¿El que se alimenta solamente de lechuga? ¿El que odia los gatos?¿El enemigo es Petro? ¿El Procurador? ¿Yidis? ¿Sabitas? ¿Los Nule? ¿Peñalosa? ¿Los indígenas del Cauca? ¿Los guajiros? ¿Los ñoños? ¿Los mamos de la Sierra Nevada? ¿Las aerolíneas? ¿El precio de los hoteles? ¿El restaurante que no cumplió con el término de la carne? ¿La modista que nos dejó la blusa apretada?No nos metamos más autogoles. El enemigo somos nosotros mismos. El enemigo soy yo. Con mi intolerancia. Mi ego jamás satisfecho, mi egoísmo, mi dogmatismo, mi adicción a ver en otras personas todas las faltas. Mi falta de generosidad. Mi inmediatez. Mi imperiosa necesidad de que el mundo entero marche como yo quiero. Mi incapacidad de ver al otro como el hermano de sangre y de patria. Mi incapacidad de introspección, de perdonarme a mí mismo primero para poder perdonar.Lo que más me gusta del Padre Nuestro es la sentencia “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos al que nos ofende”. Depende de nosotros. De como asumimos la humildad y el perdón. Recuerdo un terapista que me dijo con firmeza: la peor enemiga de Aura Lucía es Aura Lucía Mera o aprende a aceptarla, quererla, volverse amiga, o jamás podrá aceptar, tolerar o querer a nadie. Ha sido un largo proceso, pero puedo decir que progreso, me divierto con Aura Lucía, viajo con ella y ya somos amigas. Así ha sido la única manera de querer, entender, tolerar y no juzgar a los demás.En esta contienda ganó Colombia. Tendámonos todos la mano. “Seamos amigos, tomémonos un tinto en paz”.

VER COMENTARIOS
Columnistas