Des-vergüenza torera

Diciembre 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Plaza de Toros de Quito. Todo el mundo enfurecido. Los antitaurinos, que comen pollo y les importa un pito el asesinato de un ser humano, furiosos porque se sienten engañados, trinan por la televisión porque al toro sí lo pican, sí le ponen banderillas, y lo más grotesco de todo, es que después, le propinan un tiro de fusil, sí, de fusil, al toro en el desolladero. Los aficionados porque las corridas dejaron de ser corridas para convertirse en una capea de machos cuatreños y en una burla al ritual taurino, que lleva cientos de años y que ha inspirado a los mejores pintores y poetas. Remember Hemingway, Lorca, Picasso, Goya...Pero a mi manera de ver lo injustificable es que un torero, del recorrido y conocimiento, calificado como maestro, como Enrique Ponce, no solamente se haya prestado para esta fantochada, sino que se despida del Coso de Iñaquito con los bolsillos repletos de euros, en una tarde lluviosa, capeando un cuasi novillo afeitado, y como si fuera poco, recibir una oreja de plástico y dar la vuelta al ruedo. Triste fin para alguien que por muchos años fue un símbolo en este mundo tan complejo, pero tan torcido. Falta de dignidad. Falta de profesionalidad taurina. Se retira, así no más, como novillero, como exmatador. Tantos años de torero para terminar arrastrado por la ambición. No señor Ponce. Le faltó clase, pundonor “y lo que hay que tener” para negarse a capear en Quito. Las verdaderas figuras se negaron... pero también recordemos que Esaú se vendió por un plato de lentejas.Pero como todo no puede ser rigor, a Juan Bernardo Caicedo le indultaron a ‘Capitán’. Un torero ecuatoriano, Hinestroza, quien con valor y entrega logró una faena limpia y honda a ese Capitán lleno de trapío y bravura. Bien, Juan Bernardo. Triunfaste en Quito. Bien por Colombia. Me emocioné viéndolo en hombros, dar la vuelta al ruedo al lado del joven diestro ecuatoriano. Pregunta que se hacen muchos aficionados quiteños: Cómo se puede constatar que a los toros que entran vivos a los corrales no les roben el semen, los vendan, o los ‘trafiquen’. Si aquí,en la mitad del mundo taurino, en pleno equinoccio, la corrupción taurina se desbordó... Averígüelo Vargas.Y traigo el tema a colación porque se avecina la Temporada de Cali. Para que nunca se dejen meter ese golazo antitaurino. O se terminan las corridas de toros y punto final a una tradición de siglos, o se lidian como son. Cruzándose toro y torero, en la suerte suprema. Basta ya de 'verdes' despelucados, que no entienden ni quieren entender el ritual de la tauromaquia. Que se escudan en arranques, violentos y arbitrarios. Que mienten y publican que al toro se le mete pólvora en el culo, que se le droga, y yo que sé que más sandeces. Que insultan enmascarados en sus blogs y no tienen los cojones de dar la cara ni discutir de frente.Suerte a Cali en Cañaveralejo. Y a propósito, felicitaciones a Paispamba de Enrique Álvarez que triunfo a todo dar en Venezuela: mejor corrida, toro indultado y mejor toro. Lástima que la Fundación nunca le compre una corrida por peleas intestinas e intereses creados. Así es este planeta de los toros, visceral, sucio, apasionante e infinito.P.D.: Me entero de la arremetida de Ramiro Bejarano a Alfredo Carvajal. Qué asco. Un pájaro virulento tirándole a las escopetas. En este caso un exfuncionario cuestionado en su momento, a uno de los mejores hombres que ha tenido Cali. Los resentimientos subterráneos se ventilan con el siquiatra. No en público. Lástima porque Bejarano tiene sus aciertos, a veces. Pero como caleña me siento irrespetada. A Alfredo, mis respetos. Gracias porque Cali tiene hijos como usted.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad