Cambiando vidas I

Cambiando vidas I

Septiembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Pocos caleños estamos enterados de que la Comuna 18 de nuestra ciudad es una de las más afectadas por el reclutamiento, que el 63,7% de sus habitantes son de estratos 1 y 2 y el 58% de ellos son menores de 30 años y existe un 88% de la demanda educativa por cubrir.Yo tampoco lo sabía hasta la semana pasada que la Fundación Club Campestre de Cali me invitó a conocer el Centro de Desarrollo Infantil Altos de Santa Elena que está construyendo con la Alcaldía de Cali, cuyo propósito es ofrecer los mejores servicios educativos a 300 niños entre los 0 a los 5 años.Ya está comprobado científicamente que el cerebro nuestro es como una esponja que absorbe desde el nacimiento hasta los 5 años los conocimientos más importantes y las experiencias que luego serán parte fundamental de su desarrollo futuro. Y que los niños que no reciben nutrición apropiada, estimulación y bases cognitivas y afectivas en este periodo no solamente tienen un cerebro más pequeño, sino que sus posibilidades de desarrollar todas sus capacidades están ya limitadas.Esto quiere decir que el abandono en la primera infancia es de por sí la barrera casi criminal que se les atraviesa a miles de niños, condenándolos de antemano a no poder alcanzar en su existencia las metas y logros de otros seres que tuvieron otras oportunidades.Afortunadamente en Colombia ya existe conciencia al respecto y los programas ‘De 0 a 5’ se están implementando en muchísimos planteles educativos del país.CDI Altos de Santa Elena es ejemplo de Responsabilidad Social. Se inaugurará en diciembre de este año, con una inversión de 5.000 millones de pesos aportados por los Socios del Club Campestre a través de la Fundación que preside Julián Sardi Arana y dirige Juliana Maya Zuluaga, y la Alcaldía de Cali, encabezada por María Eugenia Carvajal de Guerrero, luchadora incansable desde hace muchísimos años por dignificar la vida de los más vulnerables.Con ese Centro, además bellísimo en arquitectura y diseño, estos niños tendrán la oportunidad de desarrollar al máximo su capacidad cerebral, fortalecer el sistema inmunológico, activar todo su potencial de pensamiento, lenguaje, creatividad, imaginación, razonamiento y habilidades lúdicas. Así podrán ingresar en condiciones de igualdad a cualquier plantel educativo formal.Los padres de familia forman parte esencial de este proyecto. El Instituto de Bienestar Familiar también estará integrado para el acompañamiento y monitoreo de estas labores.Con esta obra la Fundación Club Campestre está dando un primer paso gigante, audaz, comprometido de verdad con la ciudad, saliéndose del ámbito de sus empleados, a quienes brinda todas las oportunidades educativas, culturales y sociales, destacándose en su proyecto Cambiar Vidas, programas dirigidos a los empleados desde los 15 a los 26 años con becas para que puedan continuar sus estudios y logren alcanzar sus sueños.Vale la pena recordar que el Club Campestre de Cali es mucho más que un sitio de recreo y deportes para los estratos altos. Es el mayor pulmón de Cali, alberga la mayor cantidad de aves y otras especies animales, además de sus bosques secos, sus árboles nativos, su santuario ambiental. Club piloto en Colombia y otros países latinoamericanos en el compromiso con el desarrollo equitativo de su población.¡Ayudar a cambiar vidas es estar comprometidos con el Proceso de Paz !

VER COMENTARIOS
Columnistas