Cali es mujer

Cali es mujer

Marzo 17, 2015 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Mañana miércoles, el Club Rotario Yumbo Arroyohondo condecora y resalta la labor de tres mujeres. Elly Burckhardt de Echeverry, arquitecta pionera en Cali, cuando se atrevió a estudiar una profesión que solo “era para hombres” y muchas honorables matronas de la pacata ciudad se rasgaron sus vestiduras, quien recibe este homenaje por su dedicación al desarrollo urbano de Cali y en especial por la concepción y diseño del hundimiento de la Avenida Colombia y el Boulevard.Alba Stella Barreto, esa Hermana, así, con mayúscula, caleña por decisión propia, quien ha dedicado su vida, su inteligencia, su energía, su alma, a ayudar a miles de jóvenes de esa Cali vulnerable, olvidada, estigmatizada y condenada al no futuro. Alba Stella ha sido el bálsamo que cura heridas del alma, la brújula que orienta a los que la perdieron al nacer, la confidente de tristezas y dolores de niñas y muchachos que jamás tuvieron infancia, siempre dispuesta, siempre sonriente, siempre mirando de frente.Luz María García Rodas, alma y nervio de la Fundación Casin que ayuda jóvenes discapacitados en Yumbo, La Cumbre y Vijes, con amor y entrega.Este merecido homenaje me recuerda una vez más que Cali tiene nombre de Mujer. Y es que las mujeres de Cali son las que han hecho posible de convertir un pueblo que se inició como un cruce de caminos en una capital que ostentó durante muchos años el título de la ciudad más culta de Colombia, y ahora está retomando de nuevo sus banderas.Pasan por mi mente, como en ráfagas, muchos nombres. Tengo que escoger algunos... Empiezo por Emma Giraldo de Garcés, quien fue el motor de arranque para que la Fundación Valle del Lili se convirtiera de sueño en realidad de la mano del entonces joven cardiólogo Martín Wartemberg, convenciendo a sus hijos Álvaro y Armando Garcés Giraldo que donaran la tierra para iniciar esta hazaña, hoy orgullo de América Latina en medicina.Clarita Restrepo de Delgado, fundadora y alma máter de la Cruz Roja de Cali, Maritza Uribe de Urdinola, gestora de la Tertulia, el primer Museo de Arte Moderno que tuvo Colombia, Eufemia Caicedo Roa, fundadora del primer hospital para niños pobres de Cali, el Club Noel. Rosa Cadavid de Arboleda quien sembró treinta kilómetros de árboles que unen Cali con Palmira. Susana López, alma de los inicios del Conservatorio, Mercedes Lloreda de Garcés, senadora de raca y mandaca, contra viento y marea.Y actualmente, Gloria Castro creadora de Incolballet, guillotinada salvajemente por la injusticia y la envidia. Leonor Salazar, directora del Instituto Tobías Emmanuel para niños y jóvenes con discapacidad cognitiva, cuyos programas son piloto en latinoamérica, y serán tema de otra columna, Jaqueline Arabia Buraye, directora de la Fundación Alzheimer, ganadora de premios internacionales por sus investigaciones y manejo de estos seres que han perdido sus recuerdos. Beatriz Otero Castro, directora de la Biblioteca Departamental, donde se realizan múltiples actividades culturales para niños, jóvenes, adultos, y que recibe cientos de visitantes diariamente. Anabeiba Lasso, quien mantiene amorosamente a los ancianos que abandonan en las calles y les quitan sus papeles para que se mueran como perros, en este momento en su Fundación para el Anciano Abandonado tiene cien.Siguen nombres. No caben. Estos son algunas de esas mujeres que han logrado y siguen logrando que Cali, MatriarCali, siga adelante, siempre adelante, para que cuando la brisa vespertina que viene del mar nos recuerde siempre, todos los días que Cali es Mujer.

VER COMENTARIOS
Columnistas