A jugársela por el Alzheimer

opinion: A jugársela por el Alzheimer

Crece. Crece la audiencia. El Alzheimer, esa enfermedad silenciosa, lenta, incurable y...

A jugársela por el Alzheimer

Noviembre 09, 2010 - 12:00 a.m. Por: Aura Lucía Mera

Crece. Crece la audiencia. El Alzheimer, esa enfermedad silenciosa, lenta, incurable y despiadada, que se incuba como una larva en el cerebro sin que nadie lo perciba y va progresando imparable hasta agotar y exprimir inmisericorde cuerpos y espíritus, emociones y recuerdos, vivencias. Esa enfermedad paralizante que arrasa seres sin distinguir ni respetar edad, entorno socioeconómico, cultural, género, profesión, ilusiones, amores, metas. Esa enfermedad que mata lentamente y va secando el alma y el cuerpo, esa enfermedad se ha disparado en Colombia.Voy con frecuencia, desde hace algunos años, a la Fundación Alzheimer. La que dirige con acierto y profesionalismo Jacqueline Arabia. Neurosicóloga, especializada en el tema, quien con su equipo profesional de terapeutas, cuidadores, enfermeros y sicólogos, atienden la cada vez más numerosa población de pacientes de todos los niveles socioeconómicos atacados por esta enfermedad que no da pausa ni respiro. Porque Jacqueline y su equipo no sólo atienden en las dos casonas de Santa Rita donde residen los que ya no pueden vivir en otro sitio porque sus demandas son demasiado exigentes y agotadoras para las familias, sino que brinda el Programa-día donde acuden los enfermos que todavía viven en sus casas, y también el programa para estimulación de memoria para aquellos en los que los síntomas apenas se manifiestan, y que con un adecuado proceso terapéutico pueden hacer mucho más lenta la progresión de este mal. La Fundación también tiene programas para aquellos que habitan el oriente de la ciudad, el ancianato San Miguel y toda esa extensa población de los sin-recursos, con una devoción y dedicación dignas de admiración.Este próximo jueves 11, en los amplios salones de la Escuela Taurina, el voluntariado de la Fundación Alzheimer, encabezado por Margarita Caicedo, apóstol apasionado, ha organizado, para recoger fondos para aquellos más necesitados que padecen esta horrible pesadilla, negra y profunda y sin salida, una tarde de juego. Jugársela por el Alzheimer es la consigna. El puesto solamente vale $20.000. Están invitadas e invitados todos los caleños que juegan. Lo que sea, bridge, canasta, lulo, póker, tresillo, corazones, manotón, tute. La idea es que el jueves, en vez de jugar en sus casas, asistan a los salones de la Escuela Taurina en la Avenida Guadalupe y colaboren con esta labor. Un ínfimo y diminuto grano de arena. Las boletas se pueden adquirir a la entrada. Es simplemente ‘regar la bola’ de que el Jueves 11 se juega por el Alzheimer. Ejercitar el cerebro para ayudar a aquellos hombres y mujeres que lo pierden lenta e inexorablemente.Como complemento magnífico a esta tarde de juego, Jaqueline dará una corta, pero sustanciosa y enriquecedora charla sobre este mal, tan silencioso y sinuoso que se instala, como dije al comienzo, como una larva maligna. Importante para todos los asistentes. Nunca se sabe cuándo ni cómo tocara las puertas de alguien cercano o de alguno de nosotros.Los teléfonos son 8926118, 6727796. Todos aquellos que se la quieran jugar, están cordialmente invitados. Y los jugadores que no quieran asistir, pueden donar el dinero de ‘su mesita semanal’ a la Fundación. El Alzheimer no da espera. Por eso los esperamos.

VER COMENTARIOS
Columnistas