Una reflexión

Una reflexión

Febrero 03, 2013 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Se cuenta que en cierta ocasión, después de un largo recorrido, un caminante llegó a un punto del camino en el que se dividía en varias direcciones, se dirigió a una casita que estaba cerca; un anciano chino respondió a su llamado y con amabilidad después del saludo le dijo: “¿En qué puedo servirle?”. El Caminante le preguntó: “¿Qué camino tomo?”. El anciano lo miró largamente y luego le dijo: “Toma cualquier camino, pues cualquier camino te lleva a cualquier parte”. Y ante la mirada desconcertada del caminante, agregó: “No me has dicho para dónde vas y por eso no puedo indicarte qué camino tomas”.El hombre de hoy se enfrenta a este tremendo problema: no sabe para dónde va, obnubilado por multitud de luces que relampaguean continuamente le multiplicaron los caminos y perdió el objetivo de la vida, su destino final. Reflexiona, querido lector, en la vida hay muchas metas, muchas etapas de la vida pero no hay sino un solo objetivo final. Hoy el hombre se empeña en realizar una etapa, pero olvida lo más importante que es el objetivo final.Le preguntaron a un muchacho “¿Qué vas a ser en tu vida?”. Respondió: Voy a estudiar, voy a graduarme, voy a ejercer mi profesión con entusiasmo… Y le dijeron: “¿Y después?”. “ Voy a casarme, voy a tener una familia, voy a trabajar para ellos, voy a tener mi casa, mis comodidades, voy a divertirme y espero tener seguridad para mi vejez”. Y le dijeron: “¿Y después?”. Pues me moriré. “ ¿Y después?”... Y aquí no tuvo respuesta... ¿Tú la tienes?Cuando uno ha recorrido una larga etapa en la vida empieza a comprender que le ha dedicado demasiadas energías, demasiado tiempo, demasiada vida a cosas que pasaron, y que sólo nos dejaron un recuerdo; unas veces placentero, otras veces amargo y otras veces quizá el remordimiento por lo que nunca debimos hacer.Es entonces cuando se piensa en la necesidad que tiene el hombre de saber para dónde va, de tener claros los principios, de saber lo que es necesario, lo que es importante, lo que es útil. El ser humano en este mundo del consumismo, de las tecnologías, del desarrollo, es cada día más esclavo, y tiene más oscura la meta de su vida. Piénsalo.

VER COMENTARIOS
Columnistas