“Tu oscuridad se volverá mediodía”

“Tu oscuridad se volverá mediodía”

Febrero 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

La palabra que el Señor Jesús nos dirige en este domingo, nos invita a mirar nuestra responsabilidad frente al mundo que nos rodea; a entender cómo en la vida no podemos ser simples espectadores de un mundo que se nos ‘desbarata’ a causa de tantos actos de corrupción, injusticia, violencia y desenfreno.“Vosotros sois la sal de la tierra”, dice el Señor: “Y si la sal se vuelve sosa, ¿con qué se salará?” Pregunta seria que nos debe cuestionar nuestra manera de vivir. ¡Que por culpa nuestra, el mundo, por lo menos el que está a nuestro alrededor, no se vaya a corromper! ¡Lamentable sería que quienes creemos en el amor misericordioso del Señor, que todo lo transforma y a todo le da sentido, nos dejáramos impregnar de la escoria de quienes viven como si Dios no existiera!; de aquellos que parecieran no entender cómo las opciones de cada uno determinan, bien sea positiva o negativamente, el devenir de nuestra historia. Que podamos tener la convicción, por el contrario, de que nuestra fe nos debe llevar a que, con nuestra presencia y con nuestro proceder, ayudemos a conservar los valores y principios necesarios para el surgimiento de una nueva sociedad.Si bien es cierto que la fe nace y se alimenta del encuentro personal con el Señor Jesús, también es cierto que no podemos relegarla al ámbito de lo puramente personal. “No se enciende una vela para ponerla debajo de la cama”, nos dice también el Señor y con ello nos invita a brillar como antorchas en medio de la oscuridad. Invitación que, sin lugar a dudas, tiene de trasfondo la exhortación del profeta Isaías: “Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía”.

VER COMENTARIOS
Columnistas