Tercer domingo de Adviento

opinion: Tercer domingo de Adviento

Ya han pasado dos semanas del tiempo del Adviento,...

Tercer domingo de Adviento

Diciembre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Ya han pasado dos semanas del tiempo del Adviento, palabra que quiere decir venida, porque es el tiempo de preparación para la fiesta del Nacimiento del Redentor. Este tiempo es de cuatro semanas durante las cuales el cristiano debe alimentar su esperanza, con la meditación del gran misterio de la salvación y esa meditación la podríamos resumir en cuatro puntos, uno: Cristo fue anunciado. Dos: Cristo vino. Tres: Cristo viene y cuatro: Cristo Vendrá.En el primer punto podemos pensar en el acontecimiento de la creación del universo hace millones de años y posteriormente del ser humano, a quien Dios llama para que lo glorifique. El hombre se revela contra Dios y pierde la inocencia inicial, pero por la misericordia infinita de Dios, le promete un SAlvador. Pasaron miles de años, el ser humano se multiplicó, se formaron muchos pueblos que perdieron la idea del Dios creador. Cuando llega el momento del designio Divino, se da comienzo a la historia de la Salvación : Dios escoge a Abraham y le promete darle una descendencia numerosa, viene Isaac, luego Jacob (o Israel) del que se forman por sus hijos las doce tribus del pueblo escogido. Después de liberado de Egipto pasa por las mil dificultades para llegar a la Tierra prometida por Dios y el pueblo mantiene la esperanza del Salvador prometido, hasta que llega el momento de la Encarnación del Hijo de Dios en las purísimas entrañas de la Virgen María.En el segundo punto: Cristo Vino, Jesús Nace en Belén para salvarnos nos anuncia el amor Misericordioso del Padre que nos ama, nos traza un camino de vida con el Evangelio que predica, establece una Iglesia que reúne a todos los que quieran seguirlo, se entrega voluntariamente a la muerte como víctima, muere y resucita para asegurarnos nuestra resurrección.En el tercer punto: Cristo Viene, como Dios, inventa el misterio de la Eucaristía y nos afirma que estará con nosotros hasta la consumación de los siglos. Se hace presente por la Gracia que nos da en los Sacramentos, en todo hombre, en todo hermano, en cada pobre, realidad que solo entendemos en la fe.En el cuarto punto: Cristo vendrá, para recogernos al terminar cada uno la peregrinación por este mundo, ya que salvados por su misericordia, iremos a gozar de sus promesas, por eso el Adviento es el tiempo de la esperanza.Todo esto es lo que celebramos como preparación a la fiesta de la Navidad. Lastimosamente la sociedad de consumo ha rodeado de tantas luces, adornos y propagandas, la fiesta del pesebre, que con frecuencia se olvida el verdadero sentido navideño. Pero este año consagrado a la Misericordia, consagremos un poco de tiempo a pensar en todo lo que significa este tiempo.

VER COMENTARIOS
Columnistas