Seguir a cristo, arduo camino

Seguir a cristo, arduo camino

Agosto 18, 2013 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

La humanidad en todas las épocas, pasadas y recientes, ha sido escenario de guerras y violencias. El ansia de poder y de dominio se ha apoderado de muchos líderes, que luego han dejado a los pueblos en la miseria. Jesús de Nazaret, al anunciar la llegada del Reinado de Dios, expresa que habrá reacciones ante su propuesta. Con sus actitudes, palabras y obras, Jesús de Nazaret demostró que no era un revolucionario sectario y fanático, sino un profeta humilde de corazón, lleno de bondad, claro y preciso. El Evangelio, Buena Noticia, en sus destinatarios es causa de aceptación o de rechazo.El reinado de Dios en el mundo es una propuesta de valores bien definidos, frente a los cuales hay que tomar opciones, decisiones y compromisos.Jesús de Nazaret se entregó con pasión a esta tarea, lo afirma al decir: “Yo he venido a prender fuego en el mundo y cómo quisiera que ya estuviera ardiendo”. La propuesta de Jesús Maestro a sus discípulos es radical y exigente, no hay espacio para la mediocridad sino para la responsabilidad y la entrega generosa.La misión de Cristo fue traer al mundo el fuego del amor de Dios, fuego que purifica, que ilumina y que transforma a quien se acerca a este fuego siempre ardiente.Jesucristo en su persona encarna este fuego del amor de Dios por la humanidad.Desde el comienzo del cristianismo, la opción y el compromiso de seguir a Cristo, fue motivo de división en las familias, una opción personal, vivida de verdad, rompe la armonía familiar, pero el testimonio arrastrará a indecisos o indiferentes.El Evangelio vivido por quienes seguimos a Jesucristo es el fuego del amor de Dios, que ya está ardiendo en este mundo.Enciende en tu corazón el fuego del amor que acabará en ti toda violencia que hace tanto daño en el mundo.

VER COMENTARIOS
Columnistas