¡Resucitó!

Abril 08, 2012 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Esta es la gran noticia para muchos que han acogido con fe, porque han descubierto la veracidad de todo lo que hizo y ha enseñado el Señor y han participado en su resurrección.Por el Bautismo nacemos del agua y del Espíritu Santo (Jn 3), es una participación de la vida divina que nos ‘incorpora’ a Cristo resucitado como sus miembros (1 Cor 12 ,13) para hacernos hijos de Dios Padre, templos del Espíritu Santo, miembros de la Iglesia.No ha cesado para nosotros la lucha contra el mal y el pecado, pero tenemos todos los elementos para salir vencedores con el apoyo de la Palabra de Dios, la fortaleza de los sacramentos: Confesión, Comunión… y la vida en la comunidad.Hemos emprendido en la vida un camino que se recorre con la presencia del Señor Resucitado. Lo encontramos en la Palabra, en la Liturgia, sobre todo en la Eucaristía, en el prójimo, especialmente en los más necesitados, en la comunidad. Tenemos que buscarlo para conocerlo más, amarlo, seguirlo, imitarlo y vivir cada vez más profundamente la comunión con Él. Vamos adquiriendo sus criterios, su mentalidad, sus sentimientos… fruto de la docilidad a su Espíritu. En esto consiste la santidad. Juzgamos y miramos con la mirada de Jesucristo. Los demás descubren al Señor a través de nosotros.Vivamos la comunión con el Señor Resucitado recibiéndolo en la Eucaristía, pongamos en práctica su Palabra y sirvamos con amor a nuestro prójimo. Tengamos conciencia clara de que poseemos su Espíritu, no lo expulsemos con el pecado, al contrario seamos dóciles a sus inspiraciones, para que nos vaya configurando con el Señor. Vamos caminando a lo largo del tiempo de nuestra vida en comunión con el Resucitado para llegar a resucitar como Él y ser glorificados con Él.

VER COMENTARIOS
Columnistas