¿Quién piensa en los ancianos?

Agosto 02, 2015 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

En estos días el Santo Padre, el Papa Francisco, se ha referido a la preocupación de la Iglesia con relación a las personas ancianas, y esto me sugiere la idea de invitar a nuestra gente de Cali a reflexionar sobre la situación de los que llamamos personas de la ‘tercera edad’.Cuando caminamos por las calles, de manera especial en los barrios deprimidos y periféricos de la ciudad, en las puertas de los templos, nos encontramos con estas personas ancianas, sin amparo y sin ayuda. Existen en Cali muchos hogares de ancianos, organizados quizá con la mejor buena voluntad, pero con unas fallas de infraestructura, a veces en condiciones de apretura indecibles, con una carencia dolorosa de medios adecuados para la atención, y ¿los entes del Estado, que son los que tienen la obligación de atender estas situaciones, se habrán preocupado de esto? ¿Sabrán cuántos son y se habrán tomado el trabajo de visitarlos?Pero la sociedad de Cali, cada uno de nosotros, de cualquier condición que seamos, tenemos que tocarnos, nadie puede sentirse sin responsabilidad en esto. Cada uno de nosotros tiene que sentirse responsable, tenemos que preguntarnos ¿qué puedo hacer yo? Cerca de tu casa quizá hay algún centro y has pasado delante mil veces, sin que nunca se te ocurriera visitarlo. Acércate, visítalo y piensa que el día de mañana puedes estar en las condiciones de estos ancianos.Hoy las sociedades de las naciones cada día van envejeciendo, pero lo grave es que cada día se aprecia menos al anciano, los hijos se lamentan de que sus padres y abuelos son una carga y son intolerantes. Escuchemos lo que dice Dios en el libro de la Sabiduría (III- 12) “Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y no le causes tristeza, aunque haya perdido la cabeza, sé indulgente, no le desprecies”.Dentro de poco vamos a elegir a los que van a dirigir la ciudad en los próximos años, ¿no les parece que vale la pena exigirles que en sus programas tengan en cuenta la situación de los ancianos? Todos los gremios y grupos de la sociedad tienen quien reclame por ellos, los trabajadores, los transportadores, los educadores, los educandos, etc. etc., ¿pero quién reclama por los ancianos? Ya el Santo Padre nos decía “Una sociedad que no valora y cuida sus ancianos, es una sociedad que no tiene porvenir”, olvida su pasado espiritual y pierde la riqueza de la experiencia, que es el cimiento de roca sobre el que se construye el futuro y edifica sobre la arena movediza de la novedad.

VER COMENTARIOS
Columnistas