¿Podemos con nuestra propia vida?

Septiembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

A pesar de que en el fondo del alma cada uno percibamos que la vida es maravillosa y que vale la pena vivirla, debemos reconocer que las dificultades, los esfuerzos, las luchas y tentaciones de cada día, muchas veces nos cuestionan sobre el verdadero sentido de nuestra existencia. ¡Cuántas veces nos hemos sentido agotados, casi que sin fuerzas, para vivir todo lo que tenemos que vivir! A través de la Palabra de Dios para este Domingo, el Señor Jesús nos invita a detenernos para proyectar bien nuestra vida, y no tener que arrepentirnos después de haber malgastado nuestro tiempo y nuestras energías. Él, que ha venido para darle sentido a nuestra existencia, nos hace un llamado a tomarlo en serio y nos recuerda que solo si seguimos con radicalidad el camino que Él nos ha propuesto, podremos hacer de nuestra vida una vida maravillosa, y es por eso que nos invita a posponerlo todo, incluso nuestros seres queridos y hasta nosotros mismos, para seguirlo sólo a Él. La exigencia de Jesús es liberadora: quien todo lo pospone por Él y por el Evangelio, podrá enfrentar la vida con verdadera sabiduría y no solo con sus pensamientos limitados; experimentará en su vida aquella fuerza que brota de lo alto y que le ayudará a no quedarse a mitad de camino en la construcción de su propia vida.La promesa de Jesús es inquebrantable: Si vamos con nuestra cruz detrás de Él, Él mismo hará que nos sintamos satisfechos y orgullosos de nuestra vida, que llevemos a buen término nuestros propósitos y que, terminado nuestro paso por este mundo, lleguemos a gozar de Él y de sus bendiciones por toda la eternidad.No hay alternativa: O seguimos con radicalidad a Jesús cada día, o tendremos que contentarnos con llevar una vida pesada, sin sentido…

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad