No tengan miedo

Junio 25, 2017 - 06:10 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

El evangelio de este domingo está tomado de San Mateo 10,26-33. Comienza diciendo Jesús: “No tengan miedo...”. ¿Quién de nosotros no ha experimentado el miedo? Esa sensación de angustia, dolor, incertidumbre, desasosiego, parálisis, nervios, que se apodera de uno. ¿Qué contrarresta ese miedo? La confianza.

Jesús contrapone el miedo a los hombres con la confianza en Dios. Valemos más que las aves del cielo, dice Jesús, pues aún de ella está pendiente el Padre Celestial. A Dios no se le escapa ni un detalle: hasta los pelos de nuestra cabeza están contados... y no cae la hoja de un árbol al margen de Dios.

Jesús, Maestro, dice que nos pueden matar pero no pueden hacernos más. Para el ser humano, ése es su límite. Quien puede hacer más es Dios después de la muerte física: premiar o castigar. Es aterrador constatar la inconsciencia en que vivimos con relación a la trascendencia de la vida.

Para muchos pareciera que todo se encierra en las cuatro paredes del mundo como si no hubiera un más allá.

Es como si un bebé en gestación pensara que lo único que existe es el vientre materno y que no hay nada después del nacimiento.

Es no entender el para qué de la vida, de esta fantástica oportunidad de ser visibles, de poder amar, sonreír, abrazar, cambiar las cosas y transformarlas.

Jesús está aterrizando a sus discípulos para que le den pleno sentido a sus acciones a pesar de que por creer en Él, lleguen a matarlos, pero con la certeza de que Dios está a su lado y no dejará sin recompensa ni un vaso de agua dada en su nombre.

“Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo”, dice Jesús. Y ponernos de parte de Él es vivir de acuerdo con lo que enseñó.

Que esta semana nuestra confianza en el maestro y sus enseñanzas sea nuestra mejor decisión para vivir más plenamente nuestra vida.

Jesús nos repite: no tengan miedo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad