No le temamos a la paz de Cristo

No le temamos a la paz de Cristo

Mayo 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

A través de la historia, en cuanto conformada por seres humanos, la comunidad cristiana ha experimentado desacuerdos, desavenencias, e incluso se ha llegado al punto de dolorosas divisiones. A pesar de esto, la Iglesia no ha dejado de confiar en la posibilidad del diálogo como camino para superar las dificultades y afianzar la unidad en medio de la diversidad.La Iglesia de Jesucristo es Católica porque se sabe llamada a ser comunidad para todos, donde hay espacio para todos a pesar de las diferencias. El factor que genera unidad se encuentra en Jesucristo, que con su Palabra y la acción del Espíritu imprime en los creyentes un impulso que los hace mirar en una misma dirección.Sintiéndose ella misma reconciliada y reconciliadora, la Iglesia debe testimoniar al mundo que es posible alcanzar pactos sociales a través de los cuales se pueda construir una convivencia pacífica.En la Exhortación sobre la alegría del Evangelio, el Papa Francisco anima “a diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones” (EG 239).Jesús nos da su paz, una paz no como la da el mundo sino que se funda en una relación profunda con Él, y que transforma la vida de sus discípulos para apostarle siempre a creer que es posible un mundo mejor. No tengamos miedo de creerlo y de comprometernos en esta tarea.

VER COMENTARIOS
Columnistas