“Mientras oraba, su rostro se transformó”

“Mientras oraba, su rostro se transformó”

Febrero 24, 2013 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

En este segundo domingo de la Cuaresma tenemos el Evangelio de la Transfiguración del Señor, según la narración de Lucas.El evangelista nos coloca esta narración en un clima de profunda oración: Jesús llama a los tres apóstoles: Pedro, Santiago y Juan, y sube con ellos al monte a ora. Y es entonces, en oración, cuando acontece la transformación de su rostro, la aparición de Moisés y Elías, la nube que los envuelve (signo de la presencia de Dios) y las palabras del Padre que lo señala como su Hijo e invita a escucharlo.¡Maravilloso poder de la oración! Ella permite descubrir las dimensiones más profundas de la realidad, nos ‘revela’ el rostro de Cristo y nos convida a oír la Palabra que Él nos trae de parte del Padre. Ojalá que en esta Cuaresma dediquemos un poco más de tiempo a la oración en cualquiera de sus formas (vocal, mental, individual o en grupo, leída o espontánea), aún si para hacerlo tuviéramos que disminuir al menos una vez por semana el tiempo que dedicamos a la TV, al internet o al celular... Con este signo estaríamos diciéndonos a nosotros mismos, y manifestando a los demás, que no somos esclavos sino libres, y estaríamos dispuestos a escuchar cuanto el Padre quiera decirnos por su Hijo, el Amado.Con profundo realismo, nos dice el texto sagrado que orar no es fácil: “Aunque Pedro y sus dos compañeros estaban con mucho sueño...”. Empero, logran captar el mensaje de Dios y será esta palabra escuchada sobre el monte de la transfiguración la que les permitirá asumir la dura prueba de la pasión y la cruz del Maestro.

VER COMENTARIOS
Columnistas