¿Me amas más que a ellos?

Abril 10, 2016 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Esta fue la pregunta que, después de resucitar, le hizo el Señor Jesús a Pedro. Pregunta que en principio llama la atención porque los otros no eran unos desconocidos, sino que eran también sus discípulos. Pero es la pregunta que no podría haberle dejado de hacer pues lo habría de colocar a la cabeza de todos. Gracias a esta pregunta, sabemos lo que a los ojos de Dios nos debe distinguir de los demás: la calidad en el amor.¡Qué lejos estamos de comprender verdaderamente lo anterior! Basta mirar nuestra vida, nuestra sociedad o el mundo en general: cuántas veces queremos sobresalir por lo que tenemos o por los puestos que hayamos alcanzado; cuántas vidas e infraestructuras destruyen los grupos alzados en armas para hacer sentir un supuesto poderío o simplemente para que se les tenga en cuenta; cuántas sanciones imponen unas naciones a otras para mantener su dominio económico…La Resurrección del Señor nos habla de la Vida Eterna que Cristo consiguió para todos nosotros a través del Misterio Pascual. Si hemos entendido, pues, que nuestra vida es un caminar hacia la eternidad, nuestra preocupación debe ser no la de sobresalir a los ojos de los hombres, sino ante los ojos de Dios.El ‘examen’ que el Señor le hizo a Pedro, también nos lo hace a nosotros. Es un llamado a nuestra conciencia y a dejarnos transformar, por la misericordia divina, en mensajeros de Su Amor. De ese Amor que, si a Pedro le perdonó las tres veces que lo negó, seguro que también nos perdonará nuestras infidelidades, para que podamos colaborarle en la construcción de un mundo nuevo. Quiera Dios que, como Pedro, también podamos nosotros escuchar del Señor: “Apacienta mis ovejas”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad