Los principios

Mayo 11, 2014 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Una de las causas de la disolución de las comunidades humanas es el abandono de los principios que le dan consistencia a su organización. A través de la historia hemos visto esa realidad y tarde o temprano cada pueblo sentirá que se desmorona si ha permitido que de echen por la borda sus principios.En la Constitución se trata de establecer dichos principios, pero si los legisladores, abusando del poder y por motivos no siempre rectos, socaban los cimientos de la institución, están siendo autores de su destrucción, cuando precisamente fueron elegidos para ser defensores y custodios de la Patria.En la Constitución se expresa que la vida es el primero y más sagrado derecho humano, pero en el proyecto 244/2003 en su artículo 13 afirma que el “aborto es un derecho” . ¿Cómo puede afirmarse contra la Constitución que el asesinato de un inocente en el seno materno es un derecho? Cuando la realidad es que el aborto es la más flagrante violación del derecho a la vida consagrado por la Constitución y por todos los tratados internacionales suscritos por Colombia. Lamentablemente quienes carecen de principios, se escudan en lo que se hace en otras naciones, sin importarles el que sea bueno o malo porque les parece que así se muestran como “modernos” que están “al día”. Lastimosamente tenemos una dolorosa capacidad para copiar de los otros, pero el error es que sabemos copiar lo malo pero no imitamos lo bueno.Colombia va entrando en el camino de las naciones abortistas y la sociedad distraída por problemas del momento, elecciones, juegos mundiales, problemas de paz en la Habana etc. etc. no parece importarle las maniobras oscuras de quienes van en contra de los PRINCIPIOS. Aquí si vale la pena gritarle “¡Despierta Colombia despierta!”

VER COMENTARIOS
Columnistas