“...Los envío yo a ustedes”

“...Los envío yo a ustedes”

Mayo 01, 2011 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

En el evangelio de este domingo octavo de Pascua se destaca indudablemente la figura del apóstol Santo Tomás, con su duda inicial y con su confesión posterior sobre la realidad de la resurrección de Jesucristo: “Señor mío y Dios mío”, sigue proclamando la Iglesia cada vez que se postra ante la Eucaristía. Pero no podemos minimizar el contexto anterior de la primera aparición del Resucitado. “¡Les traigo la paz!”, son las primeras palabras del Maestro vencedor de la muerte a sus apóstoles. Y no se trata simplemente del saludo hebreo habitual. Jesús repite: “¡Les traigo la paz!”, como indicando que por su muerte gloriosa se ha logrado la paz entre los hombres y Dios, entre los hombres mismos, entre ellos y la naturaleza. Como dirá el apóstol Pablo, sin duda pensando en esta aparición, “Vino a anunciar la paz: paz a ustedes que estaban lejos y paz a los que estaban cerca” (Ef 2,17) Acto seguido añade el Resucitado “Así como el Padre me envió, los envío yo a ustedes”. No ha olvidado Jesús su carácter de ‘enviado’ del Padre, que ha reivindicado tan fuertemente en los días de su carne mortal; pero ahora añade algo nuevo: “Los envío yo a ustedes!”. Es la versión joánica de lo que leemos en Mateo, Marcos y Lucas: “Vayan y hagan discípulos a todas las gentes” (Mt.28,19) , “Vayan por todo el mundo y proclamen la buena nueva a toda la creación” (Mc.16,15)¸”Serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1,8). ¡La misión continúa…! Pero ahora, nos toca a nosotros, los que creemos en Cristo, los que lo hemos ‘visto’ por la fe: el Resucitado nos envía a llevar al mundo la noticia de la paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas