Las exigencias del Buen Pastor

Las exigencias del Buen Pastor

Abril 29, 2012 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Jesucristo a lo largo de su existencia no hizo otra cosa que regalar su vida en abundancia. “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10,11-18). La muerte en la cruz que aparentemente fue una derrota, es el testimonio supremo de lo que significa “Dar la vida” por sus ovejas, por su Iglesia. Es la muestra de su amor hasta el extremo.Jesucristo nos advierte, a los que hemos sido llamados a representarlo como buen pastor en nuestras comunidades, de la terrible tentación del asalariado. “Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa”. Nuestra misión es una exigencia de fidelidad, de convicción a un ministerio de entrega pastoral y no puede convertirse en un ‘modus vivendi’ para nuestra comodidad.Jesucristo se acerca como un amigo, como un padre, como un hermano. Y tiene preferencia por los pobres, enfermos, y pecadores. “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí”. La bondad del pastor está en el conocimiento personal de cada hombre o mujer que se encuentra en el camino de nuestra tarea pastoral. También tengo otras ovejas, que no son de este redil. Jesucristo quiere ser el único pastor del único rebaño. El buen pastor es celoso con sus ovejas. Nuestros pecados y egoísmos a lo largo de la historia han fracturado gravemente la Iglesia de Jesucristo. Tenemos una tarea urgente de unidad llamada ecumenismo que está sugerida por el Buen Pastor: “Habrá un solo rebaño, un solo pastor”.Nuestro ministerio sacerdotal se realiza en profundidad cuando a semejanza de Cristo damos la vida o aprendemos a morir para que otros vivan y vivan en abundancia. Esta clave pascual, es la que da sentido a nuestra vida sacerdotal.El Seminario es el lugar donde formamos cuidadosamente a los jóvenes para que lleguen a ser santos y sabios sacerdotes a ejemplo de Jesucristo, Buen Pastor Mártir.

VER COMENTARIOS
Columnistas