La puerta que debes abrir

La puerta que debes abrir

Mayo 15, 2011 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

En este mes de mayo la cultura cristiana popular celebra reconocimientos a las personas que han consagrado su vida en opciones fundamentales que le dan mucha calidad humana a nuestra civilización. Día de la Madre, Día del Maestro, Día del Buen Pastor, Día de la Enfermera, entre otros.Hoy quiero recordar con ustedes la propuesta de Jesús, el buen pastor que se presenta al mismo tiempo como padre cercano y como maestro de la verdad ante sus discípulos y seguidores. Dos encargos precisos que nos definen muy bien la tarea de los presbíteros. Esto es lo que la gente espera de nosotros y tienen razón en exigirnos que las cumplamos de la mejor forma. El evangelio de Juan nos describe un rasgo muy interesante del buen pastor con la figura de la ‘puerta’: “Les aseguro que el que no entra por la puerta al corral de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas… Se los aseguro: la puerta de las ovejas soy Yo… Si alguien entra por Mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón sólo viene a robar, a matar y hacer estragos. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10, 1-10)El planteamiento de Jesús es muy claro. Los que se saltan la tapia son ladrones y bandidos. Los que entran por la puerta son los verdaderos pastores. La puerta es Jesucristo y sólo podemos entrar y salir por Él. No hay otras personas, ni otros caminos para ser un buen pastor. Somos un grupo muy grande de presbíteros que hemos entrado y salido por la puerta de Jesucristo y al mismo tiempo queremos que muchas personas que buscan a Dios entren y salgan por esta puerta que lleva a la vida abundante, a la verdad transparente, a la bondad sin igual y a la belleza fascinante: Jesucristo.

VER COMENTARIOS
Columnistas