“La fe es el alma de tu alma”

Octubre 02, 2016 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

En varios pasajes del evangelio, y por ende, de la vida de Jesús, aparece el tema de la fe; ello denota la importancia y lo trascendental de la reflexión que nos propone la liturgia para este domingo.Estamos en el siglo donde prevalece la materia, lo inmediato, lo tangible, todo aquello que produce placer; hemos procurado alejar de todas las formas y por todos los medios los valores trascendentales de la vida humana. Aquellos valores que sostienen la cotidianidad de la vida, que enriquecen y ayudan a superar las preocupaciones, los fracasos, las limitaciones y los naturales dolores y las desesperanzas de cualquier existencia humana.Cuando afirmamos que creemos en los valores del espíritu, que tenemos fe en Dios, las generaciones de hoy expresan extrañeza y hasta rechazo, a quienes afirmamos tener fe nos tildan de retrógrados y casi de personas extrañas a nuestro mundo. Cuántas veces nos preguntan: ¿tú crees en Dios? ¿Tienes fe en la eternidad? ¿Qué es la fe para ti? El descrédito por la conducta de muchas personas y del proceder de no pocos gobiernos nos han llevado a la increencia y al rechazo.La fe, entonces no es un principio solo religioso y menos alienante: hace parte de la vida y la ejercemos casi de forma inconsciente; sin fe sería imposible vivir, no solo los actos religiosos se fundamentan en la fe, hace parte de las virtudes humanas: te subes a un avión o a un carro y tienes fe en el piloto o al conductor aunque no le conozcas y esperas por fe llegar a buen destino… sales a la calle y tienes la convicción (la fe) en que no vas a sufrir ningún accidente… tomas los alimentos cada día y tienes la convicción de que te harán bien y fe en que te ayudarán a sustentar tu vida… te unes a otro con fe que te hará feliz, es decir todos necesitamos de la fe.El gran teólogo al que citamos con frecuencia Agustín de Hipona exclamaba: “que la fe te limpie para que te veas lleno de inteligencia”… “creemos para conocer, no conocemos para creer”… y más concretamente La fe es el alma de tu alma… “si la fe está adentro, allí está Cristo dando voces; porque, si tenemos fe, Cristo vive en nosotros”.A propósito de la paz, esta no se consolida con la firma en un convenio o tratado: nace de un corazón recto, se nutre de una voluntad recia, se construye desde el evangelio y se traduce en respeto, misericordia y amor a ejemplo de Jesús.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad