La familia refleja la trinidad

La familia refleja la trinidad

Mayo 22, 2016 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Y dijo Dios: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra”. Gen 1, 26.La antropología cristiana tiene sus raíces en esta afirmación del primer libro de la Biblia. Nuestra dignidad como personas humanas, hombres y mujeres, consiste en que somos imagen y semejanza de Dios que es una comunión de personas (Padre, Hijo, Espíritu Santo) presentes en la maravillosa obra de toda su creación. Una Trinidad comprometida especialmente con cada una de las personas creadas porque nos han regalado capacidad de amar, inteligencia, voluntad, corazón, conciencia y un cuerpo para expresarnos y trabajar.El mejor ejemplo de la comunión de personas en la Trinidad ha sido siempre la familia como comunidad básica de la humanidad donde las personas aprenden de manera experimental los valores fundamentales de la vida humana: el amor, la verdad, la solidaridad, la obediencia, el trabajo, el respeto y las maravillosas relaciones de paternidad, filiación y fraternidad. “El Dios Trinidad es comunión de amor, y la familia es su reflejo viviente”, Papa Francisco.Es necesario tener posiciones muy claras frente a las ideologías de género que quieren pulverizar el matrimonio y la familia llevando al hombre y a la mujer a una especie de confusión en su capacidad de valorar y asumir su propio género que les ayude a vivir la riqueza y belleza de ser una pareja heterosexual dispuesta al amor y a la procreación de sus hijos.San Juan Pablo II decía: “Nuestro Dios en su misterio más íntimo, no es una soledad, sino una familia, puesto que lleva en sí mismo paternidad, filiación y la esencia de la familia que es el amor (Espíritu Santo). La familia no es pues algo ajeno a la misma esencia divina” Homilía en Puebla 1979.La alegría del amor en cada una de las familias es la garantía de una presencia Trinitaria divina que se comunica fortaleciendo la vida de todos sus miembros.

VER COMENTARIOS
Columnistas