La caridad siembra esperanza

Diciembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

La ola invernal que azota tan dramáticamente nuestro país es una realidad que ha movido a muchas personas e instituciones a la solidaridad para ayudar rápidamente a tantas personas damnificadas y también para prever a corto y largo plazo un manejo más ecológico de nuestro territorio.Este tiempo de adviento llamado tiempo de esperanza nos invita a través de las lecturas de la palabra de Dios a redescubrir la propuesta de Jesús el Salvador. Precisamente el evangelio de este domingo nos presenta una descripción muy concreta de la tarea del Mesías. Ante la pregunta de Juan el Bautista: “¿Eres tú el que debe venir o tenemos que esperar a otro?”, Jesús respondió: vayan a contar a Juan lo que están viendo y oyendo: los ciegos recobran la vista y los cojos andan; los leprosos quedan limpios de su enfermedad y los sordos oyen; resucitan los muertos y a los pobres se les anuncia la nueva noticia”. (Mateo 11, 2-11.)El Mesías se identifica sobre todo por la caridad. Y esta es la labor que todos nosotros, discípulos y misioneros de Jesús debemos realizar permanentemente con nuestros hermanos más necesitados.La caridad cristiana tiene dos componentes. Debe ser una caridad gratuita que promueva la dignidad de la persona y de la comunidad para que no sigamos sosteniendo la mendicidad en nuestros pobres. Y debe ser una caridad organizada que articule las diferentes fuerzas que trabajan por el bien común de tal forma que podamos solucionar con eficiencia las necesidades de nuestra sociedad.Es la caridad de muchos hombres y mujeres comprometidos la que siembra esperanza frente a las pruebas de la misma naturaleza o del mal uso de la libertad de nosotros mismos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad