La alegría de ver a Pedro

La alegría de ver a Pedro

Agosto 21, 2011 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Durante estos días hemos visto y oído por todos los medios la alegría que suscita la presencia del Santo Padre Benedicto XVI en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. Su palabra y su testimonio confirman la fe y la unidad de miles de jóvenes del mundo que son una nueva esperanza de vida cristiana para estos tiempos nuevos donde se nota una gran ola de secularismo y de incredulidad sobre lo que es la verdad, el bien y la belleza de Dios en el mundo.Precisamente el evangelio de este domingo (Mt 16, 13-20) nos ofrece una escena curiosa sobre la figura de Pedro, el primer Papa nombrado por Jesús. “Yendo Jesús de camino a la región de Cesarea de Filipo, les preguntó a sus discípulos: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”. Las respuestas son dispersas y ambiguas. Juan Bautista, Elías, Jeremías o alguno de los profetas. Solo la respuesta de Simón Pedro es la verdadera: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Este Jesús, el Hijo de Dios vivo, le comunica a Simón Pedro un oficio grande que lo va a convertir en su vicario en la tierra. “Y yo a mi vez te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y ni el reino de la muerte la derrotará”. La Iglesia de Jesucristo está edificada sobre los apóstoles con Pedro a la cabeza. Además Jesús le garantiza que esta comunidad de creyentes podrá vencer con su ayuda las fuerzas del mal y de la muerte.“Yo te daré las llaves del Reino de los cielos” le dice Jesús a Pedro. No significa esto que él es el portero del cielo como lo ha creído una tradición popular. La imagen de las llaves significa una responsabilidad, una autoridad para el servicio y esta es la otra tarea del Papa. Mantener con autoridad la unidad de la Iglesia en lo que se refiere a la verdad, a la bondad y a la belleza de lo que Dios ha creado, especialmente del hombre, varón y mujer, hechos a su imagen y semejanza.La presencia del Papa Benedicto 16 entre los jóvenes es la presencia de Pedro que confirma la fe, hace la unidad y compromete su autoridad de servicio para hacer crecer en las nuevas generaciones compromisos de caridad en el mundo.

VER COMENTARIOS
Columnistas