Jesús, luz del mundo

Enero 25, 2014 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Todos los domingos el evangelio nos enseña rasgos maravillosos de Jesús, el Hijo de Dios. Él no ha venido como profeta de calamidades y menos a sembrar miedos entre sus discípulos para luego manipularlos a su antojo. Él ha venido como luz del mundo que da auténtica libertad y nos conduce con su amor misericordioso a vivir la verdadera felicidad de nuestra vida. “El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les ha amanecido”. Mateo 4, 16.Su primera palabra en la predicación es una invitación a la conversión porque el Reino de los cielos ha llegado en su persona. “Jesucristo te ama, dio su vida para salvarte, y ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte”, papa Francisco EG 164.Cuando Jesús inicia la formación de su comunidad rompe los paradigmas que tenían los rabinos de su tiempo. Eran los discípulos quienes escogían a su rabino. Estos solo admitían cinco discípulos. En cambio Jesús es quien escoge entre los discípulos doce apóstoles para que estén con él y para enviarlos a la misión. Así nace el nuevo Pueblo de Dios haciéndole eco a las doce tribus de Israel. Quiere formar con ellos una verdadera fraternidad que la inicia estratégicamente con dos pares de hermanos, Pedro y su hermano Andrés, Santiago y su hermano Juan, que llama para hacerlos pescadores de hombres. Mateo 4, 18-22.La persona de Jesús impacto de tal manera a estos primeros discípulos que el evangelista nos cuenta que inmediatamente dejando todo, redes, barcas, familia, siguieron a Jesús incondicionalmente. Ellos habían descubierto en Jesús la Luz del mundo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad