Jesucristo Rey y Señor del Universo

Noviembre 24, 2013 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

“El Reino de Dios seremos nosotros, si creyendo en él, nos vamos perfeccionando. Serán sus fieles todos los fieles redimidos con la sangre de su Hijo único" (San Agustín Serm. 57,5).La fe cristiana está cifrada en una persona real, Jesucristo el Señor, que es hombre y Dios, como confesamos en el credo que la Iglesia, consignó como doctrina desde los primeros siglos; esta doctrina está fundada en las enseñanzas del mismo Jesús, sus discípulos y los primeros seguidores los llamados Padres Apostólicos.Cuando la liturgia de este domingo presenta la realeza universal de Jesucristo, lo hace desde la cruz -que era signo de ignominia donde morían los peores maleantes-, acompañado de una turba que profiere vivas a Barrabas y voces de condenación y burla hacia Jesús: ¡Crucifícalo, crucifícalo… si has salvado a otros, sálvate a ti mismo… baja de allí para que creamos en ti!Han transcurrido 20 siglos desde la aparición de Jesús sobre la tierra y desde entonces el legado de sus enseñanzas directa o indirectamente han marcado el rumbo de la humanidad: su doctrina, la fuerza de su palabra, el testimonio de su vida, la coherencia incontrastable entre lo que predica y vive, constituyen el verdadero testamento y el programa de su reinado. Contrario a todas las demás realezas, la de Jesús Nazareno pasa necesariamente por la cruz, signo indeleble y que viene a ser “el trono real”, más duradero; de las burlas de la multitud y de sus victimarios, se pasa al más grande elogio jamás escuchado: “Verdaderamente este hombre era justo. Y la turba viendo lo que había acaecido se golpeaban el pecho… y a distancia todos sus conocidos y algunas mujeres”.Mientras los reinados humanos son efímeros y pasajeros, están saturados de boato y falsedad cuando no de prepotencia y dominio inhumano, el reino y el reinado de Jesús, tienen por fundamento la Verdad y el Amor que proceden de Dios su Padre.Concluimos: Jesús Rey universal es el verdadero Mesías prometido y el único Rey eterno.

VER COMENTARIOS
Columnistas