Jesucristo es el rey del universo

Noviembre 21, 2010 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Los últimos domingos del año litúrgico tienen un sabor especial: nos invitan a la reflexión sobre la realidad de la muerte, y en lenguaje escatológico -es decir, de las últimas verdades que antes llamábamos las postrimerías- ¡a volver nuestra mente a Dios, a nosotros mismos y a la suerte que nuestros actos, merecen! No es el temor y el pánico como pensamientos obsesivos a quienes hemos de entregar nuestra reflexión, ¡no! Es a Dios, triunfante y Rey sin igual, vencedor absoluto del mal y del pecado; he aquí el secreto de la liturgia de este domingo que llamamos de ‘Jesucristo, Rey del Universo’.El tema del rey, del reino y del reinado son familiares a toda la temática bíblica; es más, tienen un progresivo desarrollo y pasan de ser figura a realidad: el reino de Dios se hace presente en el mundo en la persona de Jesús y en su predicación; casi en forma unánime hace parte de la doctrina que consignan los Evangelios; en Lc. 16, 16 encontramos esta bella y acertada expresión: “La ley y los profetas llegan hasta Juan; desde ahí comienza a anunciarse la Buena Nueva del Reino de Dios, y todos se esfuerzan con violencia por entrar en él”. Es una herencia preparada para nosotros desde la creación del mundo (Mt. 25, 34) ¡Lo que desconcierta a muchos es que este reino, y su Rey estén necesariamente marcados por la cruz!Es el misterio de la salvación querida por Dios y que asume Jesús para reinar eternamente y ser glorificado.¡Jesús afirma que su reino no es de este mundo, que para entrar en él, es necesaria la renuncia y la abnegación, no rehusar la Cruz! Una de las acusaciones para llevarle a la muerte era que decía él mismo que era ‘Cristo Rey’ y a la pregunta de Pilato el Señor afirma: “Si, tú lo dices”, no es extraño, entonces, que en la misma cruz en el trance final uno de los ajusticiados le pidiese: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino” (Lc. 23, 43) y la consoladora respuesta: “Yo te aseguro, hoy estarás conmigo en el paraíso”. Jesús es Rey; la muerte en Cruz ha ganado el reinado eterno del que todos somos herederos. ¡Qué bella y consoladora doctrina!

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad