¿Hasta cuándo la violencia y destrucción?

Octubre 06, 2013 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

“¿Señor, hasta cuándo pediré auxilio sin que tú me escuches? ¿Hasta cuándo me quejaré de la violencia sin que vengas a salvarnos? ¿Por qué me dejas ver tanta maldad y sufrimiento? No veo más que destrucción y violencia”.Estas palabras, esta súplica no son de una persona que vive en Buenaventura, son preguntas atrevidas del profeta Habacuc a Dios, que tienen actualidad. Pintan la realidad impresionante en que están sumidas Buenaventura y Colombia entera. Creyentes también nosotros, como el profeta, manifestamos a Dios nuestro desconcierto por el aparente triunfo del mal. Nuestro pueblo colombiano ha padecido una violencia impresionante, que ha llegado hasta la barbarie. Violencia que ha dejado sinnúmero de víctimas, por parte de actores armados de toda clase, aunque cuesta aceptarlo. Nuestra queja y plegaria a Dios es como la del profeta: “¿Por qué me haces ver tanta angustia y maldad? Estoy rodeado de violencia y destrucción”.Ante esta dura y cruel realidad, ¿qué propuesta de solución existe? La respuesta está en la misma súplica que los apóstoles pidieron al Señor Jesús: “Auméntanos la fe”.En medio de situaciones difíciles, la fe es un acto con el que me confío plenamente en Dios, que es Padre, que me ama, que me da esperanza y confianza. La fe es no decaer en este amor de Dios que no decae frente a la maldad de hombres y mujeres. Creer es fiarse con toda libertad y con alegría del proyecto de Dios sobre la historia. En medio de las desigualdades de la humanidad, de parte de Dios hay un mensaje de esperanza firme, a pesar del aparente triunfo del mal, el triunfo definitivo será del bien, del amor y de la verdad.Jesús de Nazaret nos asegura que el trabajo exigente de la transformación personal y social solo es posible si tenemos fe como un granito de mostaza, si como los servidores de esa lejana época, hacemos con amor y dedicación lo que Dios ha mandado. El Papa Francisco afirma: “El poder verdadero es el servicio”.

VER COMENTARIOS
Columnistas