Familia y espiritualidad en la actualidad

Familia y espiritualidad en la actualidad

Octubre 11, 2015 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

“¿Qué debo hacer para poseer la vida eterna?” (Mc. 10, 17), pregunta uno a Jesús. “No todo el que dice, Señor, Señor entrará en el reino de los cielos” (Mt. 7,21), dice Jesús a sus discípulos, sino aquel que conoce los mandamientos y los cumple. Es decir, que es capaz de ir más allá del conocimiento de la ley, para amar, dar y darse. Así se logra poseer la vida eterna.En el contexto del Sínodo de la Familia, que se lleva a cabo en el Vaticano del 4 al 25 de octubre, el pasaje de San Marcos en el capítulo 10° es una invitación a la vivencia de la espiritualidad familiar que se alcanza cuando papá, mamá y los hijos, movidos por la fe, se ponen en las manos de quien es la fuente del amor auténtico, y son capaces de escuchar en todo momento las palabras del Señor: “Ven y sígueme”. Esto es, son capaces de acoger con generosidad y con valor los designios divinos, que son siempre designios de realización, de alegría y de paz. Así, cuando se presentan las dificultades, cuentan con las herramientas necesarias para superarlas, pues “de Cristo mediante la Iglesia, el matrimonio y la familia reciben la gracia necesaria para testimoniar el amor de Dios y vivir la vida de comunión” (Lineamenta XIV Sínodo Ordinario, 16).“La Vocación y misión de la familia en la Iglesia y el mundo contemporáneo”, es el título del Sínodo para reflexionar en la vocación y la misión de cada persona y de cada familia e invitarnos a unir fuerzas para salvaguardar la institución familiar, cuando “hoy se vive la paradoja de un mundo globalizado en el que vemos tantas casas de lujo y edificios de gran altura, pero cada vez menos calor de hogar y de familia; muchos proyectos ambiciosos, pero poco tiempo para vivir lo que se ha logrado; tantos medios sofisticados de diversión, pero cada vez más un profundo vacío en el corazón; muchos placeres, pero poco amor; tanta libertad, pero poca autonomía…” (Papa Francisco, Homilía inauguración del Sínodo de la Familia 2015), tantas personas que dicen conocer los mandamientos del Señor, pero son incapaces de ser fieles a los mandamientos que dicen conocer.Que la Sagrada Familia de Nazaret, acompañe los trabajos Sinodales. Oramos para que los frutos de este Sínodo sean frutos que permitan la consolidación de la institución familiar, para bien de la humanidad y de la Iglesia.

VER COMENTARIOS
Columnistas