Evangelizadores para la paz

Febrero 12, 2017 - 02:26 p.m. Por: Arquidiócesis de Cali

En la propuesta de Jesús, la ley llega a su máxima expresión solo en el amor. 

Fruto del amor de Jesús en la última cena es la institución del sacerdocio cuando les dijo a los apóstoles “Hagan esto en memoria mía”.

Los obispos y los rectores de  los seminarios mayores de Colombia estuvimos reunidos en Bogotá recibiendo las nuevas orientaciones sobre la formación de los futuros sacerdotes.

Nuestra Iglesia Católica ha descrito la formación inicial de los futuros Presbíteros en cuatro etapas principales: 

Etapa propedéutica, necesaria y obligatoria, para que el joven haga un buen discernimiento de su propia vocación y sea introducido al proceso sacerdotal. 

Etapa filosófica en la cual el joven se hace discípulo de Jesús el maestro. En este momento se fortalece la iniciación cristiana.

Etapa teológica en la cual se configura el seminarista con Cristo Y se prepara para la misión.

Etapa pastoral o de síntesis vocacional a partir del diaconado antes de la ordenación sacerdotal.

Una vez ordenado "El presbítero" comienza lo que ahora se llama la formación permanente que se realizará durante toda la vida en modalidades diferentes.

La dinámica de la formación sacerdotal está alimentada por la oración y por el cuidado que hoy se debe tener con cada uno de los jóvenes que manifiestan querer ser sacerdotes para evangelizar en nombre de Cristo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad