Esperar con amor

Esperar con amor

Noviembre 27, 2011 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Se acerca Navidad, fiesta del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Podemos volverla un simple recuerdo del acontecimiento histórico, que nos llena de alegría por aquella presencia del hijo de Dios que ha venido haciéndose hombre, por obra del Espíritu Santo en María, naciendo en Belén hace 2011 años.Pero el Señor con su vida, pasión, muerte y resurrección llenó la historia con su presencia. Existe vivo, resucitado y nos ha unido a su misterio con el don del Espíritu Santo que se nos ha dado en el Bautismo. Es que los signos litúrgicos (sacramentos, sobre todo la Eucaristía) son acciones del Cristo Resucitado aplicando a nosotros la salvación que nos ha obtenido. Así recibimos la participación en la vida divina.Por ello, esta navidad es una venida del Señor a nuestro corazón. Tenemos cuatro semanas de espera (Adviento) para preparamos en la fe, el amor y la esperanza, mediante la Palabra, la Confesión, la Eucaristía y las obras de caridad, a recibirlo en la celebración de su nacimiento.Esta manera de participarnos su vida hace posible la unión personal con Él en el amor, y así caminar juntos hasta llegar a resucitar y ser glorificados con Él. Vamos hacia la plenitud de la comunión, de la felicidad. Ésta brillará de manera especial en la venida gloriosa cuando el Señor vendrá al final de los tiempos.Es una espera amorosa del Señor. Cuando el Evangelio nos dice que vigilemos, queremos arreglar con cariño las cosas, porque llega el que más nos llama y a quien más amamos. Que llegue a nuestro corazón. Tenemos el peligro de preparar muchas cosas exteriores (luces, regalos, fiesta...), pero no acoger al Señor en nuestro corazón, es decir, propiamente no tener verdadera navidad a nivel personal.

VER COMENTARIOS
Columnistas