El Espíritu profético del papa Francisco

Septiembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

El Papa Francisco es un ejemplo claro de lo que él llama la Iglesia en salida. Su presencia, palabra y gestos nos revelan el espíritu profético de un hombre ungido por Dios.Su peregrinación misionera por Cuba y Estados Unidos nos ha mostrado al profeta que acompaña y facilita la reconstrucción de las relaciones rotas buscando, a pesar de las diferencias, lo que él llama la “amistad social”.De una manera muy sencilla nos recordó a lo largo de su periplo que servir significa cuidar la fragilidad de nuestras familias, nuestra sociedad y nuestros pueblos. Que ser cristiano entraña servir, luchar y vivir por la dignidad de nuestros hermanos.A los jóvenes les invitó a soñar y a vivir con esperanza ya que ellos son presente y futuro de sus naciones. Esperanza sufrida y fecunda para que no sea un simple optimismo pasajero que frustra el horizonte del auténtico sentido de la vida.El profetismo del P. Francisco nos enseña que la mirada de los misioneros debe ser como la mirada misericordiosa de Jesús a Mateo cuando lo llamó en su oficina de impuestos. Una mirada que fue capaz de cambiar la vida de este publicano, odiado por sus propios conciudadanos, en una vida entregada solo a la alegría del evangelio de Jesús.La canonización de Fray Junípero Serra, misionero de California en el siglo XVIII, fue la oportunidad preciosa para recordarnos que solo se experimenta la auténtica alegría en la donación a los demás, en la audacia de la misión que es capaz de llegar al corazón de los hombres y mujeres respetando sus culturas pero llevándolos al conocimiento y amor a Dios.Su presencia en el Congreso de los Estados Unidos y en la sede las Naciones Unidas revela que el profetismo del P. Francisco no es para un solo grupo de elegidos sino para todas las razas, culturas y religiones. Es un profetismo abierto que respeta las diferentes ideologías pero que busca dialogar sobre la verdad, la belleza y la bondad del hombre en aras de la cultura del encuentro.Finalmente su presencia en VIII Encuentro mundial de las familias en Filadelfia nos muestra al Papa como el gran defensor de los valores fundamentales del matrimonio y de la familia, según la voluntad de Dios, y como el que denuncia las ideologías de género, entre otras, que quieren menoscabar lo sagrado y perenne de la familia, patrimonio de la humanidad y esperanza de la civilización del amor. Edgar de Jesús, obispo de Palmira.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad