El año de la fe

Octubre 14, 2012 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

El papa Benedicto XVI acompañado de todos los obispos delegados del mundo para el sínodo de “La nueva evangelización en la transmisión de la fe cristiana” ha inaugurado el jueves pasado el Año de la Fe en nuestra Iglesia católica.En este año la Iglesia nos llama a confesar con mayor audacia la fe que hemos recibido por el anuncio de la Palabra de Dios. “Ciertamente, la Palabra de Dios es viva y eficaz, más cortante que espada de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón”. Hebreos 4, 12.En este año la Iglesia nos pide que celebremos la fe sobre todo en la liturgia y de modo particular en la Eucaristía dominical que es “la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y también la fuente de donde mana toda su fuerza” SC 10.En este año la Iglesia nos urge a vivir un testimonio de vida coherente como discípulos misioneros, que sea signo de credibilidad para hombres y mujeres de hoy y que tenga incidencia en la sociedad.Es necesario volver a la radicalidad en el seguimiento de Cristo como lo plantea el evangelio de este domingo cuando nos presenta a un joven que ha cumplido los mandamientos y quiere poseer la vida eterna: “Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme. Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes»”. Marcos 10, 21-22.Qué difícil aceptar los criterios de Dios que nos llevan a la verdadera libertad, frente a los halagos del mundo que nos encadenan en su esclavitud. El año de la fe es una nueva oportunidad para sembrar la esperanza cristiana en el mundo sediento de Dios.

VER COMENTARIOS
Columnistas