Demos el primer paso

Demos el primer paso

Septiembre 10, 2017 - 06:40 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Termina hoy la visita pastoral del papa Francisco a Colombia, momento de bendición, alegría y esperanza para todos nosotros. Su voz profética invita siempre a gestos concretos de reconciliación, de perdón.

En su ‘celo pastoral’ no se cansa de exhortar a todos a “construir puentes”, a ser una “Iglesia en salida”, a privilegiar a “los descartados de la sociedad”, a construir “una cultura del encuentro”. Esta visita es un punto de partida para comenzar algo nuevo.

En la Biblia los profetas siempre invitaron al pueblo a no mirar atrás con nostalgia, añorando pasados gloriosos. Al contrario, los profetas, y en especial Isaías, hablaron así al pueblo: “No recuerden lo de antaño, no piensen en lo antiguo; miren que realizó algo nuevo y ya está brotando, ¿no lo notan? Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo; me glorificarán las fieras salvajes, chacales y avestruces porque ofreceré agua en el desierto, ríos en el yermo para apagar la sed de mi pueblo, de mi elegido, el pueblo que yo me formé, para que proclamara mi alabanza” (43, 18-21).

Sin duda que somos un Estado laico y que ni el Papa ni los obispos propugnan una teocracia, pero la voz de la Iglesia se dirige siempre a todas las personas creyentes o no creyentes, gente de buena voluntad, constructores de un mundo más justo, más solidario y desde la palabra de Dios, los pastores iluminan, proponen, muestran caminos, señalan valores, tocan puertas, denuncian y anuncian, alientan y promueven una visión diferente de los problemas, de las situaciones y de los caminos sin salida.

Gracias papa Francisco por “alentarnos a dar el primer paso para comenzar con Cristo algo nuevo en bien de todos los colombianos”. Suscita en nuestros corazones esperanza, perdón, amor y paz, para que con la ayuda de tu espíritu hagamos posible el reencuentro entre los colombianos por medio de la reconciliación.

Así hemos orado durante el tiempo previo a la visita del papa Francisco. Ahora hemos de comenzar los pasos siguientes que vayan haciendo realidad la gran tarea de convivencia, solidaridad, respeto, justicia y paz. Esa es la novedad de vida que siempre es posible desde una mirada creyente, mirada de fe, mirada humana potenciada por la apertura a Dios, el que hace nuevas todas las cosas.

VER COMENTARIOS
Columnistas