Cristo, por si no lo sabes, ¡te necesita!

Cristo, por si no lo sabes, ¡te necesita!

Septiembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

¡Qué grande y valiosa es nuestra vida a los ojos de Dios! No sólo nos ha creado por amor y con amor infinito nos ha redimido, sino que cuenta con cada nosotros llevar adelante su obra de salvación.¡Cuánto quisiéramos a veces que simplemente por un ‘decreto divino’, casi que por arte de magia, Dios transformara todas las realidades negativas que nos envuelven y que hacen más difícil nuestra vida de cada día! Si así lo hiciera, se contradeciría a sí mismo, pues anularía su obra por excelencia: cada uno de nosotros, creados a su imagen y semejanza, con sabiduría y libertad, con capacidad para amar y para crear. Con razón nos recuerda en este día el profeta Isaías: “Mis planes no son vuestros planes; vuestros caminos no son mis caminos”.Dentro de los planes de Dios, está el contar con nosotros para llevar adelante su obra. Por eso nos invita hoy en su Evangelio: “Id también vosotros a trabajar a mi viña”. Qué misterio tan grande: nuestro Dios, es bueno con todos y quiere lo mejor para todos, pero no quiere salvarnos sin nuestra ayuda. Así es que si en algunos lugares encontramos carencia de cariño y justicia, escasez de libertad, paz o alimentos, no es porque no quiera o no pueda llegar: es porque quizás nos hemos conformado con estar pendientes sólo de nuestras necesidades, porque nos hemos cansado de acompañar al triste, al agobiado, al que ya no cree; porque nos hemos vuelto insensibles ante las necesidades ajenas, y no hemos hecho lo que nos corresponde. Qué bueno que hoy nos preguntemos: ¿Estoy gastando mis energías en algo que realmente valga la pena? ¿Siento que le estoy respondiendo al Señor, que tanto espera de mí? ¿Me siento orgulloso de estar colaborando en su obra salvadora? ¿Espero, al final de mis días, recibir el premio que de manera generosa Dios tiene para sus fieles?Nunca es tarde para atender el llamado de Dios. Pero, ¿para qué esperar a mañana si desde hoy puedo sentirme útil para la vida del mundo? ¡Gracias, Señor, por llamarme! ¡Ayúdame a responderte!

VER COMENTARIOS
Columnistas