Comunicar con misericordia

Comunicar con misericordia

Mayo 08, 2016 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

“Es deseable que también el lenguaje de la política y de la diplomacia se deje inspirar por la misericordia, que nunca da nada por perdido. Hago un llamamiento sobre todo a cuantos tienen responsabilidades institucionales, políticas y de formar la opinión pública, a que estén siempre atentos al modo de expresarse cuando se refieren a quien piensa o actúa de forma distinta, o a quienes han cometido errores”. (Papa Francisco. Mensaje para la Jornada Mundial de las comunicaciones 2016).Se celebra en este domingo la solemnidad de la Ascensión del Señor Resucitado. Cuando Jesús sube al cielo, suceden varias cosas: renueva en los discípulos la certeza de su resurrección, se les muestra en su realidad divina, lo que hace que ellos se arrodillen para adorarlo, y los envía para la misión. Por eso, según el relato del libro de los Hechos de los Apóstoles, los personajes vestidos de blanco decían a los discípulos todavía extasiados: “¿Qué hacen ahí parados mirando al cielo?”Este envío es para comunicar a los demás la gloria del Evangelio sin pereza, a tiempo y a destiempo, con oportunidad o sin ella, como dice San Pablo. Es una forma especial, como lo dirá el Papa Francisco “de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad”. Esta ha sido, es y será, la misión de la Iglesia en el mundo, que con la ayuda del Espíritu Santo perdurará en el tiempo. La Iglesia acoge del Resucitado para el mundo entero, la misión de hacer presente la misericordia de Dios y de fortalecer la esperanza con el gozo del Evangelio.A los profesionales de la comunicación los invitamos a conocer y profundizar el mensaje para Mundial de las comunicaciones sociales escrito por el Papa Francisco.Finalmente, celebramos el día de la madre. Reciban las mamás un sentido homenaje y el regalo más importante que sus hijos les debemos: una vida responsable, alegre, sana y la conciencia de saber que todos los días les merecemos afecto. De nuestra parte, para todas, una especial bendición.

VER COMENTARIOS
Columnistas