“Aumentemos la fe” (Lc 17, 5)

Octubre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

Esta curiosa petición es propia del evangelio de Lucas, aunque en los otros dos sinópticos hay pasajes paralelos de la contestación de Jesús. En realidad, el Maestro no responde directamente a la solicitud de los apóstoles sino que sencillamente exalta el poder de la fe, con una comparación que se ha convertido en tema de uno de los cantos más socorridos (¡y más movidos!) de nuestro repertorio: si tuvieran fe como un granito de mostaza...¿Por qué se les ocurrió a los apóstoles aquel día pedir a Jesús el aumento de la fe? Sin duda por haberle oído ponderar la fe del centurión, de la mujer sirofenicia, de la hemorroisa, del ciego de Jericó... y también por sentirse “hombres de poca fe”, como repetidamente se los reprocha el Señor. En todo caso, con este pasaje evangélico queda formulada una petición fundamental que cada uno de nosotros debería hacer frecuentemente en su oración para alcanzar una fe que fuera tan grande siquiera como un grano de mostaza que, como sabemos por otra página evangélica, es la más pequeña de todas las semillas (Mc 4,31). Pero ¿cómo crece la fe? Ante todo, claro está, como don de Dios pues nadie puede decir “Jesús es Señor” sino movido por el Espíritu Santo (1 Cor 12,3): por eso hemos de clamar ¡Auméntanos la fe! Pero, además, es necesario ejercitarnos en la fe, vivir según la fe, juzgar con criterios de fe y no con simples criterios de razón: así crecerá en nosotros la pequeña semillita de la fe.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad