Alegría del apóstol

Alegría del apóstol

Julio 04, 2010 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

El Señor envió a otros setenta y dos, nos narra San Lucas, fuera de los doce tan conocidos por nosotros. Quiero considerar un texto más amplio que el del Evangelio de hoy Lc. 10, 1-12. 17-24.Hay tres aspectos importantes que le dan solidez al apostolado: el testimonio, la oración, y la acción apostólica misma. Es evidente que un estilo de vida fruto de lo que se cree, ya es principio. Compromiso con la verdad, el amor, la justicia... los mandamientos, es signo de madurez que llama la atención.En cuanto a la oración por los demás, la debemos hacer porque el único salvador es Dios. Se convierte en fuerza que le da eficacia. A lo largo de la historia muchas mujeres en su hogar, por la oración han logrado salvación para los suyos. Famoso el caso de Santa Mónica con San Agustín. Es tan importante y trae tantas bendiciones, que por ello existen personas en los Monasterios dedicando su vida para esto como apostolado. La oración de un enfermo es muy eficaz porque la apoya con su sufrimiento.Y la acción apostólica o apostolado, deriva su nombre del hecho de ser enviado. Por eso el contenido es el anuncio de Jesucristo, de tal manera que lo encuentren a través de nosotros. Juan Bautista nos da un testimonio claro: “Es necesario que Él crezca y que yo desaparezca”.Pero también nos enseña San Lucas la alegría del apóstol: vuelven muy contentos por la acción que realizaron y por los resultados, Jesús les da una dimensión más profunda y trascendental: alégrense todavía más porque “sus nombres están escritos en el cielo”.Continúa el Evangelista diciendo cómo Jesús ora al Padre lleno “con el júbilo del Espíritu Santo”, “porque se han ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla“. Termina diciendo: “¡Dichosos los ojos que ven lo que ustedes no ven...”.Por ser bautizado y confirmado cada cristiano debe sentirse enviado. Debe unirse a su comunidad, a su Parroquia, para concretar la misión que se le confía. Ciertamente va a encontrar una nueva dimensión para su vida que la llenará de sentido y de alegría.

VER COMENTARIOS
Columnistas