“¡Y déle a desensillar!”

Noviembre 27, 2011 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

No para en su intención. No cesa en el pleito. No descansa y creo que no descansará en paz el ex presidente Álvaro Uribe hasta que desbarate la buena y delicada relación con la vecindad que tanto trabajo nos ha costado reconstruir de las ruinas que él dejó. La urticaria le brotó desde la posesión de Juan Manuel Santos, cuando anunció su intención de recomponer las relaciones con sus colegas de patio. Arreciaron los dardos cuando, dos días después de su llegada al poder el presidente se reunió con el presidente Chávez en la Quinta Bolivariana. Allí salvaron escollos y con una declaración enmarcada en la confianza y el respeto resolvieron seguir adelante “a sabiendas de que los enemigos de la amistad de nuestras naciones están alerta para torpedear este objetivo”. Peor aún, cuando Santos pronunció su frase sobre “el nuevo mejor amigo”.Pues aquí sigue. Pero esta vez creo que pasó la raya de la libre determinación de los pueblos y el respeto por el derecho ajeno. Venezuela, guste o no, eligió por voto popular a quien está gobernando bien o mal a una nación por siempre ligada a nuestro diario laboral. Ese comercio que cayó a los mínimos luego de que los venezolanos fueran los principales compradores de nuestros productos, gracias a las peleas casadas por pésimos manejos diplomáticos.No es bueno estar provocando iras que ya conocemos y menos de la manera como lo hace Uribe. La misma oposición venezolana dice que es la mejor manera de ayudar a Chávez en sus denuncias sobre “intentos golpistas y conspiraciones que se preparan en Bogotá”.Ahora la oposición venezolana se reúne en la Capital, “el santuario de la oposición venezolana” como nos dicen en Caracas. Aquí llegaron personajes como Eduardo ‘el Tigre’ Fernández, aquel que nunca pudo llegar a la presidencia de su país y que utilizó siempre la bandera del Golfo para ponernos a pelear. Y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien debe venir a mostrarse aquí porque en su país la oposición dispersa y sin programa no ha podido convencer al pueblo.No se en qué terminará la imprudencia de Uribe, pero ya suscitó la reacción del líder de Unidad Popular, Ramón Guillermo Aveledo, participante de la reunión en la que el ex presidente lanzó un “mensaje de urgencia” a los opositores de Chávez para que se pronuncien antes del encuentro de mañana en Caracas entre los mandatarios de las dos naciones:“Las opiniones del ex presidente Uribe las escuchamos con el respeto que merece y con el reconocimiento que se ha ganado por sus logros como gobernante, pero con el mismo respeto debemos decirle que apreciamos que su punto de vista tiene un fuerte sesgo de política interna colombiana que a nosotros no incumbe , aunque la seguimos con natural interés”.Y agregó Aveledo: “Si el ex presidente Uribe a quien hemos admirado y respetado, siente que debe criticar políticas del gobierno del presidente Santos, es evidente que tiene legítimo derecho a hacerlo. Pero le agradeceríamos que no nos utilice para hacer oposición a la actual administración colombiana”.A buen entendedor pocas palabras bastan. Y de verdad, dejemos gobernar al que el pueblo eligió. Por todo esto no hubo tercer mandato. Y si no pudo ser feliz en sus ocho años de gobierno, déjenos serlo en este gobierno.Ya le dijeron que no los opositores venezolanos. Esta insistencia me acuerda de un amigo de Santander de Quilichao: “uno diciéndole que no hay posada y él déle a desensillar”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad