Victorias peligrosas

Victorias peligrosas

Octubre 14, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Estuve recorriendo la Venezuela socio-electoral hace ocho días, y con esa base les anticipé lo que pasaría en las urnas, y ni más ni menos sucedió. Ganó el candidato-presidente, Hugo Rafael Chávez al candidato de oposición, Henrique Capriles Randonsky.Yo diría que ganaron todos. Venezuela porque puso una votación récord y en paz, que avala aún más lo sucedido el domingo. Capriles porque subió la cuota votante de la oposición quedando a un paso de una próxima victoria. Y Chávez que logró el fervor popular para realizar su cuarto mandato presidencial bolivariano en el país vecino.Pero el Coronel–Presidente tendrá que manejar con pulso delicado y corregido estos seis años de mandato. No logró los diez millones que le había propuesto a los votantes, quienes se suponía superarían esta cifra con la llegada de nuevos jóvenes a las filas del Partido Socialista Unido Venezolano. Tuvo que contentarse con el techo electoral que no ha podido romper en las últimas elecciones y referendos y al parecer tampoco lo hará en los próximos. La primera prueba la tienen en diciembre en los comicios regionales que elegirán gobernadores y alcaldes. Por ahora, son muy pesimistas los análisis para esta elección.El duelo principal estará en la gobernación de Miranda que los chavistas tratarán de recuperar con el exvicepresidente Elías Jagua, quien tendrá que disputarla ni más ni menos que con el perdedor de las presidenciales que va en aumento, Henrique Capriles.Pero en su Gobierno, Hugo Chávez tendrá que enmendar errores que ya su propia gente no perdona en la calle, y que le empezarán a cobrar a corto plazo. La corrupción está a la orden del día, y son muchas las promesas populares que no han llegado a su destino en vivienda, en educación y en salud.El pueblo señala a varios que se siguen montando en la tarima roja-rojita a pesar de los desmanes que han causado con las milicias bolivarianas que siguen alardeando con sus motos en grupos, algunos armados, insultando, agrediendo, robando y hasta matando la población normal de la calle.Hubo taxistas exchavistas que fueron agredidos el jueves de cierre de campaña en Caracas por vestir camisas que no eran rojas. A la voz de escuálidos les lanzaban golpes a ellos y a sus vehículos que resultaron averiados; y la noche del triunfo trataron de sembrar el miedo en las calles ‘roncando sus motos’ hasta la madrugada , y esto también se sintió en ‘los motorizados de la oposición’, tanto, que ambos contendientes tuvieron que alertarlos e invitarlos a la cordura.La inseguridad y la salida del país de grandes marcas, así como la escasez de alimentos serán otros temas que debe resolver pronto en lo que él ha llamado la consolidación del socialismo del Siglo XXI.Y aunque Chávez declara sobre su buena salud hay muchas preguntas callejeras sobre su verdadero estado médico para resistir los seis años de Gobierno que le vienen. De hecho, algunos comentan la designación de Nicolás Maduro como nuevo vicepresidente como un paso hacia la herencias socialista en caso de que ‘algo grave llegara a ocurrir’.Y por los lados de la oposición, Capriles deberá trabajar muy duro y sin tregua para lograr el umbral que le permitiría una victoria en la próxima elección presidencial. La verdad es que los votantes jóvenes “no creen decididamente en el producto”, me comentó uno de los jefes de marketing de la campaña. Y este mismo analista me decía: “Habrá que vestirlo mejor, compactar más el proyecto y acercarlo más a la gente que todavía está muy lejana del candidato”.Eso pasó en Venezuela y eso les cuento aquí, cuando iniciamos en Colombia el último trayecto de nuestra generación hacia la paz. Y en este difícil camino, Venezuela y su Gobierno ha sido y son puntales importantes para llegar a buen puerto.

VER COMENTARIOS
Columnistas