Otro susto

opinion: Otro susto

Estuve en Venezuela como testigo directo de esa rara elección entre opositores...

Otro susto

Febrero 19, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Estuve en Venezuela como testigo directo de esa rara elección entre opositores para enfrentar al presidente Hugo Chávez el próximo octubre en las presidenciales. A pesar de que hubo toda clase de trabas logísticas para su realización, las cifras advierten que no será tan fácil el camino del actual Presidente hacia su reelección.El voto electrónico se suspendió dizque para asegurar que los cuadernos electorales serían destruidos luego de la elección por la misma oposición a la cual pertenecen. Pues ya ha habido quejas de militantes antichavistas que transportaban esos cuadernos y fueron atacados por la misma Policía oficial de Aragua, golpeados, dañados sus vehículos y arrebatadas las listas electorales con el fin de señalar a los votantes y de pronto quitarles el empleo, sobre todo si tienen cargos públicos.La elección del domingo prácticamente la pagaron los candidatos. Así como suena. Por eso llegaron al final tan sólo cinco pudientes que tuvieron dinero para soportar el 75% del costo de los comicios, ya que el CNE sólo asumió el 25% restante. Y ese mismo Consejo suspendió varios colegios electorales, con lo cual hicieron más difícil la ubicación de los nombres de los votantes, acostumbrados a su sitio de siempre.Como testigo les puedo contar que las filas fueron largas y estresantes. Alguien, que me llamó en la noche del domingo mientras esperaba los resultados y que mira las cosas desde el centro, me hablaba de más de cuatro millones de votos. Yo le creo porque aunque la cifra oficial marcó la cercanía a tres millones de sufragantes, mucha gente, sobre todo mayor, se quedó sin ejercer su derecho por físico cansancio, golpeada por un sol que señalaba en los termómetros 32 grados centígrados.Y me tocó ver votantes que, dado el viejo estilo manual sin la huella electrónica, demoraban hasta 40 minutos y una hora para llegar a la urna.Ya el presidente Chávez advirtió que no se va a quedar callado ante esta contrariedad política, y aunque no lo demuestra, sus comentarios van en la línea agresiva que lo caracteriza, calificando a sus opositores como ‘los majunches’ de Venezuela. Es decir los que no valen nada, los que siempre salen ‘calcetos’, como decimos aquí. Ya no son ‘los escuálidos’ y tendrán que tener frenos fuertes y mucho tacto para continuar la campaña sin caer en la agresión que se les plantea.Henrique Capriles Radonsky es un joven ganador. Dos alcaldías y una gobernación (Miranda) lo acreditan así. De esta última sacó democráticamente ni más ni menos que a Diosdado Cabello, uno de los duros del Chavismo, y quien es el primero que ha salido a provocarlo.Ambos, a su manera, están trabajando a la juventud. Recordemos que fueron los estudiantes quienes enfrentaron y ganaron el referendo a Chávez, y hacia ellos van las coqueterías electorales de los dos contendientes. Capriles deberá quitar todo recuerdo de los viejos copeyanos y adecos que la gente no quiere ver más y plantear un discurso, como me dijo el domingo, “no para cambiar un hombre, sino para enderezar y gobernar un nuevo país”. La carrera va a ser dura, y ojalá en paz para “el bravo pueblo”.

VER COMENTARIOS
Columnistas