Mujeres para siempre

Marzo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

La semana pasada celebramos en estas fechas comerciales, el día internacional de la mujer, me gustó que en cada pupitre de la redacción había una rosa para ellas. Eso significa que siguen siendo, para fortuna de todos, las flores de este jardín de la vida.Se me ocurrió entonces hacer un mapa con varios nombres. No están todas las que son pero son todas las que de alguna manera han dejado huella en mi vida. Comienzo por aquella que me dio la vida y ayer cumplió cincuenta y nueve años de su partida aunque sigue pendiente de todo lo que me pasa aquí, Doña Libia Velasco.Ya en las aulas recuerdo a la señorita Hersilia Castrillón. Severa maestra, de gran carácter y exquisita educación y amabilidad que en la Escuela Cauca diseñó los cinco primeros años de la vida de muchos quilichagüeños que hoy agradecemos sus desvelos.Vivió entre nosotros otra gran dama que enseñó a Quilichao lo que era la dignidad de la mujer en las letras y en la política. En aquellos tiempos tan difíciles para la participación de la mujer en cosas diferentes al hogar, la señorita Limbania Velasco Camacho fue bandera liberal y telonera de los grandes discursos de figuras como Alberto Lleras, Carlos Lleras, Guillermo León Valencia y todos los grandes de la época del Frente Nacional. Lo que no fue excusa para la formación que impartió a varias generaciones femeninas que luego tomaron sus actitudes políticas.En esta televisión nuestra están vivos los recuerdos de Alicia del Carpio y Gloria Valencia, quienes mostraron para siempre la delicadeza y la cultura de nuestras mujeres en la radio y la televisión colombianas. A pesar de que la dama de la comedia llegó de España, forjó en Colombia nuestras costumbres en ‘Yo y Tu’.En la lucha de ideas están en mi memoria Vera Grave, Laura Restrepo. Y Piedad Córdoba. Tal vez porque vivimos tiempos de guerra y porque me ha tocado ser testigo de trabajos verdaderos de ellas por ser canales de reconciliación entre los colombianos aguantando muchas veces la incomprensión, la maledicencia y esa violencia que, no se por qué, aflora en los colombianos muy frecuentemente.En la música de la tierra están conmigo para siempre mi ‘Negra Grande’ Leonor y mi ‘Ronca de Oro’, Helena. Dos voces, dos carismas, dos señoras en toda la extensión de la palabra.Y en el deporte, Olga Lucía de Angulo, María Luisa Calle y María Isabel Urrutia. Tres damas que nos dieron medallas doradas aquí y en el exterior, permitiendo que el tricolor y el himno flamearan y sonaran en los podios donde se paran los mejores del mundo.Y en nuestras relaciones con el mundo surgen tres nombres que me ha tocado acompañar en los más difíciles escenarios de la política internacional: Nohemí Sanín, María Emma Mejía y María Ángela Holguín. Allí han dejado a toda prueba la inteligencia, la clase y la belleza de nuestras mujeres colombianas. Faltan muchas. Gratitud a las que están y a las faltaron.PD. Chao ‘Loco’ grande entre grandes. Gracias por tu amistad fuerte y leal. Gracias por tu inteligencia que compartiste en tus inolvidables tenidas. Gracias por tu generosidad de maestro, amigo y hermano. Y también gracias por la rumba de boleros, tangos y sones caribes y la gastronomía que nos brindaste en tu casa que abrías, como tu corazón, para todos. ¡Hasta pronto, Álvaro!

VER COMENTARIOS
Columnistas