Mosqueteros de la paz

Mosqueteros de la paz

Septiembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Hace dos días tuve un diálogo exclusivo con Jaime Bernal Cuéllar, Alejo Vargas y Horacio Serpa. Quiero compartirlo con ustedes porque es la primera vez que este trío de quijotes de la paz habla de las nuevas posibilidades con el ELN y las Farc en lo que ellos denominaron “una paz integral y no a pedazos como hasta ahora”.Sobre el nuevo intento con el ELN , Bernal afirmó que “están dadas las condiciones para este intento que llega en un momento histórico por el tiempo y por la sociedad que espera, y este grupo tiene la obligación de cumplirle al país , asistir y proporcionar posibilidades de acuerdos o seguiremos indefinidamente en este baño de sangre”.El profesor Vargas invitó a los colombianos a “vivir un proceso real. No el que cada colombiano quiere para calmar sus pretensiones, sino aquel que el gobierno y las guerrillas definan y decidan”. Por ello advierte que “quedarán sinsabores propios de estos procesos, pero será la única manera de llegar a la transición y a la construcción de la paz definitiva”.Sobre la entrega de armas consultamos a Horacio Serpa, paciente y optimista veterano de estos diálogos: “Es una discusión infantil promocionada por aquellos que quieren meter el palo en la rueda de la paz. La guerrilla se va a deshacer de las armas. Tal vez las fundirán o adoptarán otra solución, pero no puede ser una paz armada como pretenden porque entonces nada tiene sentido”. Sobre la ansiedad de cárcel para la guerrilla dijo: “No me imagino la cola entre Bogotá y Bucaramanga de 40 mil personas para entrar a la Modelo. ¿Acaso Nüremberg hizo prisioneros a todos los soldados que participaron en la Segunda Guerra Mundial? Esto está inventado: o queremos la paz o seguimos indefinidamente haciendo la guerra”.En cuanto a la justicia transicional, Bernal Cuéllar explicó: “El que crea que la paz se va a hacer sin verdad y sin reparación está en la más grave utopía. Pero tendremos que hacer concesiones e ir pensando en aplicar una justicia especial y no regirnos por la justicia cotidiana. Esa es la única fórmula para pasar de la guerra a la paz”.Y Alejo Vargas ratifica: “Debemos manejar flexibilidades. Por ejemplo, el gobierno deberá tener facultades especiales para la llegada al Congreso de los exguerrilleros en una o dos oportunidades mientras forman sus bases políticas y crean opinión para elecciones posteriores. Necesitan preparación y tiempo, y luego a luchar con ideas”.Le pregunté por qué insistir si fracasaron tantos intentos anteriores: “Espero que esta vez el pan no se nos queme en la puerta del horno”. Se refería a que en dos ocasiones, al menos, los acuerdos con el ELN han estado listos en la noche y se dañan en la mañana siguiente: “El ELN siempre estuvo pendiente de las acciones de las Farc para actuar. Ahora las Farc llevan un paso adelante y esto es muy importante para el proceso”.Y Serpa Uribe remata: “ Es la oportunidad para que los colombianos comamos pan amasado con harina de paz, y por eso el pueblo apoyará el documento. Apoyar la paz no es ser santista, ni antiuribista. Somos simplemente optimistas”.P.D. Complicado el momento para la decisión del presidente Obama de intervenir en Siria. Más moderados que aliados quedan luego del G20 en San Petersburgo. Recuerdo que cuando recibió el Nobel de la Paz, el presidente Hugo Chávez comentó: “Ya se lo dieron. Ahora que se lo gane”.

VER COMENTARIOS
Columnistas