Los plazos de la esperanza

Noviembre 11, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Muchos detalles que comentar de esta reelección de Obama; pero también muchas preguntas a la Fuerza Pública de Colombia sobre el avance de las bandas criminales desde Antioquia hasta la Costa Pacífica aumentando cada día las cifras de jóvenes muertos por el narcotráfico; y comentarios sobre el nuevo plazo para la paz que buscaremos desde el próximo jueves en La Habana.Parece un desordenado sancocho internacional, pero vamos por partes en estos afanes informativos de la semana.Creo que es el primer triunfo electoral de la Nación más poderosa del mundo que se anuncia por Twitter. Con un trino de media noche Obama le informó al mundo de su victoria, lo que significa que las llamadas redes sociales comienzan a influir sobre las decisiones electorales. Ya lo había probado en la elección anterior y le resultó, pero en esta, incluido su twitter victorioso, se comenta de más de 30 millones de mensajes que llegaron hasta los votantes americanos.Florida no hizo falta para el triunfo, pero el voto hispano marcó diferencia y los nuestros serán los encargados de recordarle sus promesas para arreglar sus problemas migratorios, y también tendrá en su mano el estreno efectivo del famoso TLC .Lo anterior, agregado a sus relaciones dispares con Latinoamérica, serán temas urgentes para su segundo mandato. De momento, su embajador en Bogotá, Michael McKinley, nos ha dicho que de aquello de teleconferencia o traslado de ‘Simón Trinidad’ a La Habana para los diálogos con las Farc, nada. Ni se ha propuesto, ni se ha pensado, ni se analiza por parte de la autoridad americana decisión alguna sobre este hombre condenado a 60 años por narcotráfico en las Cortes Americanas; y acerca de la petición de extradición de Tanjia Nijmeijer o ‘Alexandra Nariño’, esta sigue su curso legal en las cortes de ese país.Eso sí, el diplomático americano subrayó que el tema de la paz, “es un tema que dirige el presidente Santos, y cuya solución depende únicamente de los colombianos, aunque su gobierno está dispuesto a colaborar en lo que Colombia crea necesario”. Creo que estos temas estarán en la mesa cuando se traten los puntos que conciernen al narcotráfico y a las víctimas, y serán espinosos, difíciles y de mucha voz alta en el recinto, aunque espero que primen la cordura y el propósito de no levantarse del diálogo sin documento de paz.Y tapo la olla de este sancocho internacional con mi preocupación por la ventaja que lentamente parecen ir tomando los criminales de ‘Los Rastrojos’, ‘Los Urabeños’ y ‘La Empresa’ de Buenaventura, entregando cifras de masacres y “muertes sueltas con descuartizados incluidos” en Antioquia, en las comunas de Medellín donde matan los músicos de la paz. Y la respuesta de la autoridad, ¡en veremos!Parece que los métodos no funcionan, y por lo tanto los resultados los tienen las armas de ellos que cada día matan más inocentes. Sergio Fajardo, gobernador de Antioquia lo advirtió una vez más: “La criminalidad quiere someter a Colombia; es un cáncer que va por todos y por todas partes”. Yo digo que hay veces que nos parece que se están cumpliendo los plazos de nuestra esperanza.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad