Lo que el tiempo se llevó

Lo que el tiempo se llevó

Septiembre 26, 2010 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Caracas. Han pasado once años desde la llegada del Coronel al poder, cuando anunció la muerte de la vieja Constitución Venezolana. Han pasado muchas cosas, muchas pasiones y pocas obras para los que creyeron en promesas. Este domingo, Hugo Chávez enfrenta la prueba más dura.Ha jugado con el poder. Salió airoso de un golpe de Estado, peleó con Uribe, con Bush, con Obama, con el rey Juan Carlos, con Alan García, con todo el mundo. Se metió con la guerrilla colombiana, pidió el recocimiento internacional y beligerancia para aquellos que asesinan y secuestran. Luego se arrepintió en público. En fin, ha ido llenando la taza. El hecho es que la gente, incluida la suya, está cansada de que lo que prometió no llegó o el viento se lo llevó. Estuve en San Antonio y hablé con la gente de Táchira. Fui a Barinas, la tierra de Chávez, y al Zulia donde el coronel tuvo tantos amigos que ya no son porque se les acabó la gasolina en este mar de petróleo. La gente le agradece porque da la cara y su figura suscita ánimo bueno. Pero cuestiona a sus gobernantes, incluidos su papá y su hermano Adán, ideólogo mayor de la familia, de quien dicen que se olvidó de pueblos como Punta de Piedra. Allí, el padre dañó el techo de una escuela el día de su despedida de la Gobernación. Y al hijo sólo lo conocen “por la televisión y los periódicos porque nunca ha venido después de la campaña”.Hay muchos agradecidos por la educación y la salud que brindan las misiones, como bautizó los programas asistenciales donde integró una gran cantidad de cubanos que hacen sentir incómodos a los nacionales porque “cada día estamos quedando sin empleo y relegados al vacío laboral”.Mucha gente emigró y la que está aquí espera un cambio “que no traiga lo que había antes pero tampoco vuelva eterno lo que hay”. Los millones de colombianos que llegaron ya no ven a Venezuela con las ganas de entonces. Ahora esperan “el pasaporte granadino” que les da la posibilidad de un retorno si la pobreza y el desorden siguen ganando en este país.Eso sí, hay hombres como Luis Aguilar de Cali, que llegó a Barinas hace 27 años. Aquí sentó raíces, se dedicó a arreglar los electrodomésticos que botaban y a revenderlos como nuevos. Ahora es el propietario de ‘El palacio del ventilador’ y dice: “Vivo fresco mi vida criando mis nietos colombo-venezolanos”. Aquí en Caracas el terror aparece cada noche. El hotel Meliá de Sabanagrande, que albergara grandes almacenes de marca, cierra sus rejas a las diez de la noche. Las cifras acosan y uno ve más malandros en la calle. Los venezolanos dicen que después de Bagdad, Caracas es campeona en peligros callejeros.Pasé por Chururú. Una señora colombiana y varios muchachos recordaron sus ocho compañeros asesinados hace algún tiempo, “porque los acusaron de paramilitares, los mataron con lista en mano durante un partido de fútbol, y luego no se probó nada y muertos se quedaron sin pruebas de nada”. Esto ya pasó al olvido.Los ganaderos del Táchira se quejan del abandono. Su Presidente denunció que 38 ganaderos están secuestrados por las Farc, el ELN y el Ejército Bolivariano de Liberación. Dice que “hace rato, el secuestro que era rural y exclusivo de los hacendados, ahora es urbano”. César Perez Rivas, el gobernador, predice que la oposición ganará hoy, “aunque esto no se representará en la próxima Asamblea Nacional”. “Hubo una reforma que permite manejar por igual estados grandes y pequeños”, dice el Gobernador. Y agrega: “Así, con menos votos, los pequeños pondrán el mismo número de parlamentarios. Entonces el triunfo de la oposición sólo se verá en número de votos pero no se reflejará en los escaños, aunque habrá cambios que pondrán a Chávez en la puerta de salida para los comicios de 2012”.Para acabar, mientras el mundo acompañó a Colombia en la muerte del ‘Mono Jojoy’, aquí hubo silencio total. A lo mejor se rompe mañana de acuerdo con el resultado. Pensemos en la luna de miel que vivimos en la era Santos.Amanecerá y veremos. Mientras tanto, los resultados son impredecibles, máxime si se piensa en los estudiantes que van a votar por un cambio. Eso fue un fenómeno que la oposición arcaica despreció y dejó pasar de largo.Estoy aquí en Venezuela para contarles lo que el tiempo se llevó mientras los problemas sociales no dan tregua. Ojalá no desemboquen en algo peor.

VER COMENTARIOS
Columnistas