¡Llegó el coco!

Enero 15, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Vino, paseó y perdió. Así fue el paso de Mahmoud Ahmadinejad por cuatro países de América, Venezuela donde está su mánager Hugo Chávez. Él lo alquiló como trofeo de “los inconformes del mundo” a Ecuador, a Cuba y a Nicaragua, donde participó al lado del príncipe Felipe de Borbón en la tercera posesión del cada vez más desquiciado presidente Daniel Ortega Saavedra.¡Y quién dijo miedo! Toda la derecha clamó al cielo porque había llegado el demonio. El diablo andaba suelto. El núcleo del eje del mal recibía trato de héroe en la vecindad, nos iba a contagiar del tifus anti imperialista que vomita cada que se despierta, porque parece estar dormido siempre.Me puse en la tarea de averiguar intimidades de su periplo, y consulté a uno de los periodistas mejor informados en Venezuela, Edgar Otálvora. Resulta que la visita no fue tan exitosa. Veamos: según la diplomacia iraní, se denominó como “una visita de amigos, incluidos temas militares y económicos”. No obstante, el gobierno brasileño de Doña Dilma Russeff le propinó el golpe más grande de la visita: ella se mostró indignada por el ajusticiamiento de mujeres en Irán y ordenó a su embajador en la ONU votar por la creación de una comisión que vigile los derechos de las féminas en el país de los Ayatolahs.Conclusión: Brasil no es más aliado estratégico de Irán. Ante esta actitud del gobierno brasileño, el embajador en Brasilia, Mohsen Shaterzadeh, comentó a un diario de Porto Alegre que “el Presidente mostró un poco de insatisfacción ante la posición de Dilma”.Cuenta Otálvora que en el encuentro privado con Chávez sólo “revolvieron acuerdos firmados hace ocho años” para obras en Venezuela que en algunos casos ni siquiera se han iniciado. Y lo más grave: “Le recordaron a Chávez que les debe 290 millones de dólares facilitados para Ciencia y Tecnología.Según El Universal de Caracas, esa plata la estaría reteniendo el yerno de Chávez, ministro del ramo.Se ignora el resultado de la reunión para “una revisión geopolítica. Dicen en Caracas que la llamada “declaración política” Chávez – Ahmadinejad era tan irrelevante que 48 horas después de la reunión no había sido publicada en la página de Miraflores.Por lo demás, declaraciones y fotos de propaganda, tanto que en esta oportunidad Mahmud trajo a su esposa Azam al –Sadat Farahi, detalle no muy común entre los fundamentalistas iraníes.En Managua comentan sobre Ortega que cuando hablaron sobre el “enriquecimiento del uranio” el nicaragüense preguntó que cómo hacía para que le consignaran lo mismo y ser tan solicitado.En suma, Ahmadinejad logró lo que quería en parte. Su nombre recorrió la noticia internacional desde Latinoamérica porque su país sigue bloqueado por la Unión Europea y sus paisanos árabes. Hasta tuvo la gracia informativa de alertar sobre una posible confrontación con Estados Unidos al amenazar con el cierre del Estrecho de Ormuz. Digamos que se paseó con sus congéneres sacando pecho, que es lo mismo que cuando uno amenaza y grita, pero desde la casa de uno.No sé si de algo le sirva a Chávez esta compañía para su campaña, que cada vez se le pone más cuesta arriba. Creo que no, pero las urnas lo dirán. Así que no se asusten Ayatolahs de la derecha. En la marcha acelerada de este mundo, cada vez dan menos miedo los cocos, engendros que se usaban para asustarnos. Ya ni los unos ni los otros dan miedo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad