Ligerezas caudillistas

Julio 25, 2010 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Decía don Miguel de Cervantes: “Es tan ligera la lengua como el pensamiento y, si son malas las preñeces de los pensamientos, las empeoran los partos de la lengua”.Esto fue lo que pasó el jueves en la OEA, en Caracas y en Bogotá. Ligerezas de caudillos que nos llevaron a lo inevitable, de acuerdo con lo que venía ocurriendo: la ruptura de relaciones en el peor momento que es el de la crisis, precisamente cuando no se debe actuar a la ligera. Es allí, en la crisis misma, cuando se debe demostrar que la razón existe y que el acaloramiento no es bueno. Y menos cuando en medio están dos pueblos amigos, vecinos y necesarios entre sí.Porque son las personas sencillas de la frontera colombovenezolana las que ya empezaron a sentir los rigores de la ligereza caudillista de ambos lados. Son esos cuatro millones de compatriotas que viven allá, incluso con cédula venezolana, los que pagarán este rato de exhibición mediática de Hoyos y Chaderton, con libretos de Uribe y Chávez. Y para que sea más pintoresca la escena, con Diego Armando Maradona como testigo en Miraflores.¿Era necesario llover sobre mojado con acusaciones sobre la presencia de guerrilleros colombianos en territorio venezolano, secreto a voces que no ha contestado, ni contestará –al menos de momento– el Gobierno de Caracas, máxime cuando en varias de esas pruebas, presentadas anteriormente, algunos resultados señalaron que varias de esas coordenadas estaban en suelo colombiano?¿Era necesario este espectáculo cuando la nueva canciller ya había abierto el camino, sabedora del respeto que tiene en Caracas ratificado por Chávez al momento de romper? ¿Era necesario torear al bocazas y abrirle la puerta para que se luciera delante de otro desubicado del mundo y se diera el gustazo de tirarle la puerta a Colombia apelando a la dignidad, cuyo significado parece desconocer? ¿No se hubiera podido ejecutar eso mismo ante las instancias internacionales, tranquilamente como ordena la diplomacia internacional, para conseguir los resultados que queremos? ¿O me van a decir que el mundo se volteó a favor de Colombia y del gobierno saliente de Uribe y que hoy, tres días después, Chávez está derrotado y mañana va al banquillo de la Corte Penal Internacional? Porque ésta es otra. Ya ventilamos alegremente que lo acusaremos ante este tribunal para que responda por 60 delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra sin ni siquiera saber cuáles son los objetivos, la jurisdicción y los tiempos de ese organismo, cuyo fiscal, Luis Moreno Ocampo, conoce muy bien Colombia a través de las fosas comunes y los ‘falsos positivos’ que vio en vivo y en directo.“El que tiene rabo de paja no se arrima a la candela”, dicen en la calle. Y, la verdad, lo único nuevo de los videos fue ver a ‘Iván Márquez’ de camuflado en el monte venezolano o colombiano, porque ya lo habíamos visto de civil en el Palacio de Miraflores. Y el más damnificado fue el gran Libertador Simón Bolívar, a nombre de quien se invocaron el perdón y la unión, se recordó la traición y se demostró la sinrazón.

VER COMENTARIOS
Columnistas