¡Levántate, Cauca!

¡Levántate, Cauca!

Diciembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Hasta que al fin nos decidimos a recuperar y a promocionar lo que tenemos: belleza natural, historia cultural y campo abierto para los deportes extremos que ama la juventud.Todo esto es nuestro; la naturaleza nos premió con las virtudes que hoy mostramos en la campaña turística del Cauca hacia Colombia y el mundo. Sólo que esa minoría destructora de pueblos y gentes que dicen defender se fue apoderando de nuestros campos y ciudades, sembrando inseguridad en la región y la hizo temerosa para los millones que quieren venir a verla, a degustarla, a fotografiarla y a gozarla para no olvidarla nunca más.Ese es el mensaje de la campaña que el Cauca lanzó ayer al mundo para recordar que Silvia está a la orden de quienes quieran admirar nuestra riqueza étnica y compartir con guambianos y nasas las verdades de la madre tierra, que debemos guardar y respetar para que no siga sucediendo la catástrofe producida por el calentamiento global. Sus taitas mostrarán lo que es la unión ancestral, la minga para luchar por lo suyo y defender sus valores, y la sencillez de la comunicación con la belleza y colorido de sus trajes.Recordarles también a los turistas que el Puracé, como volcán amigo y guardián, les regala sus aguas termales que bajan limpias de la cordillera central para sus alegrías y sus dolores. Y en cualquier situación, para prestarles el calor de sus termales que junto con las leyendas nativas hacen un día inolvidable en ese parque nacional.El pasado también está presente en Inzá y Tierradentro. A pesar de los robos de propios y extraños que comercializaron muchos objetos de esas culturas en el exterior, son todavía ricos y variados los elementos que se conservan y se rescatan de aquellas culturas indígenas que se diferenciaron de sus vecinos por sus formas de trabajar el oro y los metales preciosos. Es la ruta arqueológica del Cauca.Para los jóvenes impetuosos del canotaje y el parapente, Balboa ofrece las aguas salvajes de El Patía y el cielo inquieto de ese valle caucano para que practiquen estos deportes de riesgo. Y finalmente Popayán, que no es sólo la Semana Santa. Todo el año esta ciudad brinda historia de todas las épocas que han sucedido en nuestra Colombia. Cada casa que uno mire, cada puente que contemple, cada templo que deleite sus ojos , tiene una parte de lo sucedido en esta nación de arte, de cultura y de guerra.Y si sale a sus alrededores se encontrará con el verde del valle de Pubenza y las viejas casonas con historias y leyendas de nuestros próceres en el escenario de las batallas que ocurrieron entre traiciones, pactos y sangre de patriotas.Ya era hora de que el Cauca brindara estos cinco núcleos turísticos recuperados con toda seguridad de las manos de los destructores de lo natural, lo bello y lo alegre. ¡Levántate Cauca. Luego recuperaremos lo que falta!PD. Dejemos que pare un poco la cocina diplomática mundial para analizar tranquilamente las verdades y mentiras de funcionarios desleales, de asesores peligrosos; de decisiones contra la soberanía; de pactos secretos para una paz que no conseguimos por manosearla tanto. En fin, todo lo que sabemos y falta de los wikileaks.

VER COMENTARIOS
Columnistas