Lágrimas Caribes

Lágrimas Caribes

Julio 31, 2011 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Me tocaron las lágrimas de Barranquilla. “La Arenosa” lloraba la partida de su ídolo, el Negro Rebelde, El Centurión de la Noche. Hacía algunas horas esas calles que atravesó muchas veces el Joe Arroyo se habían llenado de gente para darle el adiós postrero.Cambiaron las lágrimas de la salsa por el aguacero del mundial después de muchos meses de no llover. Si alguien quería ver cómo se despide un ídolo del pueblo, que recuerde estas imágenes de risa, de llanto y de música.Porque el Joe pidió que nada de tristeza; que fueran sus canciones la única bulla. Y le cumplieron. Ese negro que nos hizo bailar, aplaudir y reir tantas veces se demoró tres horas antes de llegar a su última morada.Hubo incluso algunos desmanes de desadaptados que no faltan. Alguien me dijo: “con el Joe, hasta eso es normal porque también anduvo entre esa gente y si él quiso resumir su vida en la partida , ellos tambien tienen que estar aqui”. Ahora se que el ‘joeson’ estará sonando en todos los ‘picós’ por los años que duren estas generaciones que lo gozaron.También me tocó la inauguración del Mundial sub-20. Estaba preparado con todo el cariño. Hasta última hora, la gran coreógrafa Rossana Lignarolo me dijo: “no veo la hora de sentir ese Welcome to Colombia de Totó la Momposina para que se abra la puerta del mundial”. Daniela Mass, Juana Posse. Maía, Checo Acosta, Juan Piña y Mea Ferrer acompañaron a la gran Totó, nuestra embajadora.Fueron 10 meses de preparación, 2011 bailarines que interactuando con el público nos llevaron desde el Amazonas hasta los Llanos, pasando por los Andes y el Pacífico para concluir en el Caribe, abriendo la puerta de oro que reune 24 selecciones del mundo. Decenas de jóvenes que como Maradona , Ronaldo , Raúl o Messi , quieren algún día ser los mejores de este deporte de pasión y multitudes.Barranquilla cumplió en el dolor y en la alegría. Las camisas amarillas de Colombia llenaron el estadio Metropolitano. Desde el Welcome to Colombia de Totó la Momposina hasta “viva nuestra fiesta porque Colombia es sabor” de Jorge Celedón y Jimmy Zambrano, fue nuestra costa caribe y toda nuestra tierra. La gente colmó las graderías y volvió Colombia a vivir el tiempo de canciones y vuvuzelas que nos mandó Africa hace un año. ¡Que espectáculo!Este monumento al fútbol tiene dos pantallas digitales que no costaron ni la mitad de la de Cali. Ojalá, con todo lo que gastaron mostremos un estadio que no desmerezca ante lo presenciado en Barranquilla. Y ojalá los colombianos demos la mejor imagen para borrar la que nos enrostran en los aeropuertos y en los medios del mundo entero.Son 22 días en los que estarán pendientes de nosotros. No es mucho pedirle a los violentos que sería una buena oportunidad para que, en medio de la alegría deportiva y cultural, nos den otra que les venimos pidiendo hace muchos años: la liberación de todos los secuestrados.Les prometo que mis colegas visitantes destacarían este gesto en todos sus medios y el mundo pensaría que podemos reír, jugar, dialogar y vivir en paz. Tienen tiempo. Decidan para escribir otra columna : “Lágrimas de Colombia por la Paz”.

VER COMENTARIOS
Columnistas