La llave del dolor

La llave del dolor

Enero 22, 2012 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Cada que hay errores como el del asesinato de los cuatro secuestrados por las Farc en el Caquetá llueven ofertas de diálogos y las respuestas de los unos y los otros para armar el acostumbrado show de las liberaciones que a cuentagotas nos han ido entregando vivos y muertos a los uniformados que llevan más de una década encadenados a los árboles en la selva.Esta vez no ha sido la excepción. Después de la matanza hemos leído cartas del violento ‘Timochencko’, hablando como una mansa paloma sobre la urgencia de recuperar lo que dejó El Caguán e “iniciar diálogos de paz con el gobierno”.Esa urgencia del nuevo jefe de la guerrilla más vieja del mundo es respaldada por el grupo ‘Colombianos y Colombianas por la Paz’ que agrega otra petición, también urgente, de una tregua de tres meses para explorar posibilidades de diálogo. Esta vez la exsenadora Piedad Córdoba, anuncia buenas noticias sobre liberaciones.En este concierto perpetuo del dolor colombiano aparece el león sordo que no falta: el expresidente Andrés Pastrana aconseja que haya diálogo , y que “este sea en el exterior y totalmente confidencial”. Y entra al capote el gobierno. El presidente Santos anuncia que no hay ningún diálogo con la guerrilla, pero que “las puertas del diálogo no están cerradas con llave ni esa llave está en el fondo del mar”.Vamos por partes. ¿Qué recogeremos del Caguán si lo único que quedó de allá fue muerte, desolación y desamparo? El Gobierno y la guerrilla de las Farc compartieron 43 mil kilómetros de esa región para terminar en un papel pegado con babas que sólo duró algunas horas. Y, ¿de qué agenda habla ‘Timochencko’ si nunca hubo una disposición seria en las mesas de diálogo que los criminales llenaban de fusiles y balas mientras los civiles los miraban leyendo libros y espantando los moscos de la selva?¿Qué tregua reclaman los colombianos por la paz si todavía no se ha cumplido el cacareado anuncio de la liberación de seis secuestrados por las Farc? ¿Si pese a los anuncios de hace dos meses ni siquiera han tenido el gesto de dar sus nombres irrespetando de nuevo el dolor de las madres campesinas que se consumen en el dolor de la espera, la ansiedad y la incertidumbre?¿De qué benditas llaves habla el presidente Juan Manuel Santos, si mañana le van a decir que “la llave es del pueblo, y el pueblo es la llave”? ¿Y por qué Pastrana Arango aconseja sobre lo que precisamente él no hizo: dialogar afuera y de forma confidencial, en vez de aprovechar su primer encuentro con ‘Marulanda’ para su elección?Seamos serios. Que ‘Timochencko’ ordene la liberación de todos los secuestrados, no juegue más con el dolor de Colombia y diga la verdad sobre los que ya mataron, para que sus madres descansen en paz.Que Colombianos y Colombianas por la Paz no pidan treguas, y traten de cumplir primero con las liberaciones anunciadas.Y que el señor Presidente no juegue más con la llave de la paz porque se puede perder y es del pueblo. Y que espere que los secuestradores cumplan su promesa y luego habla sobre los hechos. Al señor expresidente Pastrana había que pedirle que lo que no hizo en su gobierno lo deje hacer a sus sucesores que también serán juzgados por la historia. Mientras tanto, recordemos tres premisas que alguna vez me dijo el Comandante Fidel : “Confianza, prudencia y paciencia”. Seamos serios a ver si algún día podemos cerrar la llave del dolor.

VER COMENTARIOS
Columnistas